Mirilla 

 

 

Martha Lujano Valenzuela 

+18
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
"GESTACIÓN" DE RODRIGO SANTÍN

miércoles, 4 de abril de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Una extraña criatura de cinco patas me ha sorprendido esta tarde de lluvia y redención.

Se ha escapado de manos de su autor, Rodrigo Santín, cuentista y docente del cuento, como se autodescribe: Hace un par de semanas dicté una conferencia sobre algunos aspectos del cuento, en una Universidad de provincia en un curioso texto llamado “Gestación”.

Aquí se retoma la creación en su estado más primitivo: ¿Qué pasa si escribe un texto que a nadie más le gusta, excepto a usted ? . El autor-narrador, al saberse incógnito y bien resguardado ante el lector muestra su conflicto primigenio de escritor, como un Pigmalión, pero literario: Un gran escritor del siglo pasado aseguró que toda obra artística y en este caso específico, por ser la labor que abordo día con día, el cuento, una vez terminado, se convierte en una especie de vástago, de hijo inmaterial que lo llena a uno de felicidad .

El drama del gestante que ve nacer a su producto y a quien separarse de su cuento implica una muerte de autor a la manera de Roland Barthes o de Maurice Blanchot, propulsores de la desaparición del autor en el espacio literario.

En cuanto un hecho se relata, se activan mecanismos narratológicos complejos, sin embargo, cuando el cuento se relata a sí mismo, el asunto se torna por lo menos, interesante.

Toda obra es la expresión de una situación vital, pensemos en la angustia de la hoja en blanco o en el pánico escénico, por último en el temor a la paternidad Mientras uno lo escribe, es un labor similar al trabajo de parto, deja de pensar en cómo será, si tendrá cuatro o cinco patas, si funcionará bien, o cualquier otra cuestión importantísima, pero que en ese momento de nacimiento, no importa ; la secuencia del hecho literario que en “Gestación” se nos cuenta no tiene antecedente en el texto en el que se desarrolla y concluye, sale de la nada, simplemente, nace.

Es el narrador quien hace el trabajo de estructurar el relato, pero este narrador es, al mismo tiempo, el creador del relato, introduce un significado, el narrador narrante se convierte en narrador narrado, el cuento contado se convierte en personaje, introduciendo un universo ficticio origen de otro universo literario.

Como lectores debemos asumir que toda criatura supone un creador, seguiremos usando este término a pesar de su antigüedad, pero en presencia de un ser vivo no podemos dejar de preguntar quién lo creó Uno se concentra en dar a luz con todo el amor que guarda en sus manos y cuando, en un proceso casi automático, pone el punto final, aleja la cara y mira al neonato .

Encantadora maniobra para introducir un discurso metanarrativo, donde el narrador se pronuncia en el relato sobre el personaje principal, un autor duro y exigente da paso a un narrador complaciente; Después empieza una etapa parecida a la escuela en donde uno lleva al pequeño cuento para que aprenda, para que los colegas lo lean e irremediablemente digan “Está feo, tiene mal el corazón, sufre del hígado, está enfermo de la cabeza”.

Genette define la diferencia de nivel narrativo al declarar que “todo evento recontado por un relato tiene un nivel diegético inmediato superior a aquel donde se sitúa el acto narrativo”, digámoslo en otro idioma no matemático: en la metaficción, el autor en el texto desvela el proceso de la escritura para mostrar la “arbitrariedad de la ficción”, habla de su propio proceso de escritura, expone dudas, desnuda intenciones, plantea una realidad diferente: Entonces uno los lleva todo el tiempo en la cabeza y se dice a sí mismo, tengo un cuento así y asado, y uno más que hace esto y lo otro, y con el tiempo los va queriendo más y más

Un engarce de nivel de sentido en este relato, ofrece inteligibilidad, nos regala un universo diegético poblado de nuevos seres en un espacio y tiempo Todo esto lo escucha el cuento, por que no hay otra manera de hacerlo y cuando están los dos en casa a punto de dormir, por su forma de acostarse, uno sabe que el cuento está triste.

Se le deja, se guarda en el escritorio con los demás cuentos y uno se aleja para que ellos se huelan, se conozcan y se hagan hermanos.

La historia narrada imita la temporalidad humana real: Después uno saca de nuevo al cuento más reciente y se lo muestra a los no colegas y le dicen: “Qué bonito cuento, tiene los ojos de su padre, ¿Quién es la madre?, tiene una sonrisa divina.

Todorov y Jacobson nos heredaron la idea de que todo texto literario presenta rasgos e iteraciones, paralelismos de la función poética para revelar su carácter simbólico, que en este caso, alude a la responsabilidad de crear y dejar huella en el mundo, toda creación debe tomar su lugar estético, todo hijo habrá de partir: Al volver, en un instante sagrado de iluminación, uno comprende y lo lleva a la puerta de la casa y lo deja ir . Que así sea.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Perfil del Autor

Poeta y elaboradora de libros artesanales 

Columnas Anteriores