Entre Dichos y Valores

 

 

Aarón Dávila Payán

+17
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
EL PERDÓN VERDADERO

miércoles, 4 de abril de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

En cierta ocasión, una persona me dijo: -yo no puedo perdonar, tal vez Dios, pero yo no-

En días pasados, tuvimos la oportunidad de recordar el más grande sacrificio que jamás pudo hacerse por la humanidad, hablando por supuesto del sacrificio de Jesucristo.

Por justicia, la ley obliga el castigo de quien comete una infracción, la ley, únicamente puede admitir castigo, cuando se demuestra la culpa a la luz de la verdad.

En el caso de la humanidad, nuestra propia naturaleza nos hacia merecedores de un caso resuelto en nuestra contra y por esta causa el juicio, sin embargo, el amor perfecto de Jesús, expuso la capacidad del perdón, del perdón sin prejuicios, de aquel que a la luz de la verdad otorga libertad, libertad verdadera.

-yo no puedo perdonar, tal ves Dios, pero yo no- me dijo aquella persona, el problema aquí le expuse en aquella ocasión, que sin perdón, no puede existir remisión de pecados y al no existir el perdón, quedamos atados a los efectos del dolor, de la zozobra, de la incertidumbre, del peso que provoca el odio y el rencor, de manera que el perdón no tiene solo que ver con la justicia, sino también con la razón y sobre todo con el corazón.

Es decir; si a pesar del acto de justicia no soy capaz de perdonar, el corazón no sana, queda atado a raíces de amargura, que no le permitirán experimentar la calma que otorga el perdón.

De manera que, quién merece juicio, que lo obtenga, quién castigo, lo reciba, pero no tiene porque, el corazón nuestro, seguir atado a ese dolor, además culposo e inmerecido, que se cumpla la sentencia, pero que no quede en mí, raíz alguna.

Esa es la obra redentora, el verdadero perdón otorga libertad, renuevo y capacidad de seguir adelante.

“Y conocereís la verdad y esta os hará libres” quien perdona, no exime de culpa a nadie, más bien, consigue libertad para sí mismo, entonces la justicia tendrá un efecto completo.

En ocasiones, la vida nos golpea con tanta fuerza que nuestras opciones para recuperarnos nos parecen inalcanzables.

Pero, el perdón es capaz de sanar hasta las heridas más profundas .

El perdón está conectado con la bondad; y el amor es la forma de bondad primordial para el perdón.

A medida que perdonamos en el sentido más profundo del término, nos sanamos un poco más y nos deshacemos de la ira y el rencor que nos atormentan.

“Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale.” Jesucristo.

Muchas gracias.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Perfil del Autor

Es Presidente y fundador del instituto de valores y cultura.  Director del programa Forjadores de Valores.  Consultor especialista en Marketing, habilitado por Microsoft de México y conferencista especialista en los temas de valores, ética y desarrollo humano.

Ha viajado por diferentes países como conferenciante y cantante, impartiendo temas actuales como: “Los Valores sociales”, “La Ética y los Valores”, “Valores para una sociedad en crisis”, “El verdadero liderazgo”, “Administración y buen uso del tiempo”, etc.

¡Bienvenido! Que ustedes amigos lectores, lo disfruten