Columnas  /  Columnas

DE PODER A PODER

Guillermo Garduño Ramírez

+24
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
HERNÁN RIVERA LETELIER, UN ESCRITOR DISTINTO

Hernán Rivera Letelier.
miércoles, 11 de abril de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
La frase

Lo más difícil de este mundo: conocerse a sí mismo. Lo más fácil hablar mal de los demás.

Tales de Mileto

EL DETALLE: Manuel Negrete, seguramente usted lo recuerda, destacó en su carrera futbolística jugando para los Pumas y la Selección Mexicana, pero ahora, además de que su gol en el Mundial 86 en México, fue reconocido como el mejor, busca incursionar en el ámbito político.

El mediocampista mundialista en México 86 es candidato en busca de la alcaldía de Coyoacán por parte del Partido de la Revolución Democrática.

Hay polémica por su gol, pero debe analizarse la ejecución técnica de quien competirá por la alcaldía de Coyoacán, antes ya lo había hecho en Guerrero, su estado natal.

Trata de suceder a Valentín Maldonado, miembro del mismo partido.

EN EL CIDE: Las elecciones federales cada vez están más cerca.

Los candidatos a la Presidencia de la República ya arrancaron con sus campañas y tendrán menos de tres meses para otorgar sus mejores argumentos y convencer al electorado.

El próximo martes 17 de abril, el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) realizarán una conferencia de prensa para los medios de comunicación: "Perspectivas económicas 2018.

Elecciones federales y su impacto en la economía nacional", impartida por el Mtro.

Raúl Félix y el Dr. Fausto Hernández.

Entrevista a Hernán Rivera Letelier

¿Con la aparición de escritores de novelas en Chile, ha desaparecido la tradición con la poesía?

Que haya desaparecido no, se sigue creyendo en mucha poesía, lo que ha desaparecido un poco es el nacimiento o la aparición de grandes poetas como los de antes, esos monstruos que aparecían de pronto en Chile en poesía como, de Roca, Neruda, Gabriela Mistral, Parra.

Las generaciones nuevas están escribiendo mucha poesía, pero no hay ninguno que sobresalga a esos niveles.

Así responde Hernán Rivera Letelier, escritor laureado de origen chileno, nacido en Talca en 1950.

¿Por qué razón?

Difícil contestar esto por qué razón, ojalá que sea un breve receso, ojalá que se esté acumulando energía, que se esté acumulando poesía, …

¿Es porque no ha nacido todavía el que trae ese talento o porque se puede hacer ese talento?

Seguramente hasta esté, seguramente está escribiendo y seguramente la gran poesía de Chile ahora está inédita, vaya uno a saberse.

¿El hecho de recorrer diversas regiones de su país le permitió tener un bagaje cultural para escribir su libro?

Mi país lo conozco casi entero, pero me crié en el norte del desierto de Atacama y mi novela transcurre casi toda en ese desierto que lo conozco como a mí mismo.

Por cierto es el mismo desierto me dicen que cada siete años llueve una sola vez y florece.

Este desierto donde nunca he visto llover, creo que en el libro Guiness de récords aparece algo que en ciertas zonas ese desierto hacía 600 años que no llueve.

¿Cómo descubrió Hernán Rivera su vocación de escribir?

Por hambre, una noche en la playa cuando era hippie, de vagabundo, era joven, bello inmortal, tenía 18 años andaba con una mochila al hombro, recorriendo mundo y en una playa una noche durmiendo con una radio portátil escuché un programa de poesía, el primer premio era una cena y nosotros éramos dos compañeros que andábamos, hacía una semana que no comíamos nada contundente, escribí un poema y me gané una cena.

Escribí para ganarme la cena.

¿O sea que ha escrito siempre para ganar premios?

Ese fue el único poema o lo único que he escrito para ganar premios, ya después escribía porque descubrí que lo mío era escribir, lo hacía bien y lo mejor de todo que me sentía bien haciéndolo.

¿Por qué dejó de ser hippie?

Ya no me visto como hippie, pero de pronto me dicen que no es hippie, el hippismo no se cierra nunca, el verdadero hippie, considero que sigo siendo un trasplantado de la década, no uso reloj, no uso corbata, no uso tarjeta, mi chaqueta, los jeans.

¿Es verdad que cuando usted escribía no lo decía entre sus compañeros mineros, porque lo podrían criticar?

Estábamos en un mundo machista, el mundo de los mineros, el hombre era rudo, fuerte para el trabajo, de pronto aparecía uno escribiendo poesía, era raro, era extraño, entonces habría que escribir a escondidas.

¿Le decían que era del otro lado, maricón?

La poesía era de señoritas o de maricones.

Hasta que participé en un concurso de poesía, lo gané y aparecí en el diario.

¿Ahí qué le dijeron?

Al día siguiente me pusieron el sobrenombre, llegué a la mina y venía un camión lleno de mineros y en cualquier otra parte de ahí me hubieran puesto el Pablo Neruda, allí no, el camión lleno de trabajadores y me gritan al unísono, buena Gabriela Mistral

¿Por qué fue a parar entre los mineros?

Porque mi viejo fue un minero desde siempre, murió de la neumoconiosis, una enfermedad de los mineros, me críe en la oficina, era otra que ser minero, el destino de todos mis amigos hijos de mineros, era entrar a sacar a la mina.

Yo también lo hice, pero yo había el proyecto mío era el arte…

¿Qué escritores nutrieron o influyeron en su imaginación para convertirse en novelista?

Los primeros escritores que leí y que seguí leyendo y que los leo siempre son los de escritores del boom, de boom americano, Vargas Llosa, Juan Rulfo, García Márquez, Borges, Leopoldo Marechal, José Lezama Lima, Gabriel Infante, Mario Benedetti.

¿Usted al ser contador de historias, producto de la literatura oral cómo logra estructurar sus textos para que no pierdan fuerza emotiva y logren interesar a los lectores?

No tengo la menor idea, es como el cientopie, el ciempiés, puede andar y poner sus 100 patas perfectamente hasta que le preguntan cómo le hace, el tipo trata de estirarse se tropieza y se cae.

Si no me lo preguntan lo sé, si me lo preguntan ya no lo sé, soy un práctico no un teórico, escribo por instrucción o como no estudié nunca nada que tenga que ver con la dura boleta soy práctico.

La diferencia entre un escritor y yo, es que el escritor intelectual cree en lo que escribe, cree en sus títulos, yo no creo en los libros, tengo fe, en qué tengo fe en mi intuición, mi imaginación, en mi memoria.

¿Cómo surgió el título de La Reina Isabel?

Esa novela me llevó cuatro años en escribirla y la escribí con un título promisorio, cuando la terminé y aparece el concurso, aparece un premio en mi país, el premio más importante en novela, quise mandarle pero no me gustaba el título y en un viaje que hice hasta las minas, hasta el puerto donde vivo ahora, me llevé un papel y dije de aquí tengo que encontrar el título y lo encontré.

¿Podría existir alguna conexión entre tu novela La contadora de películas y la de Manuel Puig El beso de la mujer araña, por la razón de que en ambas se cuenta una serie de películas?

Pareciera pero hay una tremenda diferencia, el tema es el mismo contar películas, con la única diferencia de que en mi novela no se cuenta una sola puta película y el lector no se da cuenta, el lector ya me lo han dicho, oye terminé el libro La contadora de películas y realmente después de la relectura, no se cuenta ninguna película.

Se dice que la niña está contando películas, pero no te cuenta las películas

¿O sea de la misma forma que me está platicando, se divierte cuando está escribiendo?

Si no me divirtiera, si no gozara, si no sintiera placer no sé que diría; y si no la bajara bien haciendo entrevistas tampoco lo haría, lo tomo con mucho humor siempre, cuando me llegó esta cosa que llaman éxito, que llaman fama, hay dos caminos o me convertía en un soberbio o lo tomaba con buen humor.

¿El hecho de vivir en una zona alejada de las grandes ciudades, le dio la opción de convertirse en escritor?

Creo que sí, fue fundamental, no había nada que interviniera entre tú y tu pensamiento, entre tú y tu punto interior, al contrario el desierto te llevaba a eso, a descubrir tu mundo, a conocerte, las minas y la soledad fueron fundamentales.

¿Hay otra semejanza entre el Cristo de Elqui y algún libro de Vargas Llosa, la Guerra del fin del mundo?

Las semejanzas que puede haber entre todos los libros que se han escrito, la historia de un mesías, de un Cristo, de un iluminado, esa es la única semejanza que estamos contando la historia de alguien que se creía mesías.

Ahora la gran diferencia entre mi mesías, mi Cristo y todos los Cristos anteriores de la literatura, el Cristo de Israel o de los evangelios, la gran diferencia es que este Cristo, este mesías, este iluminado es que tiene la capacidad y que no tienen los otros Cristos, de reírse, de tener sentido del humor.

Eso es lo que lo hace más humano que de todos los Cristos.

¿Se podría decir que las historias siempre se dan en todas partes y no son exclusivas de cierta nación?

De ninguna manera cuando anduve de gira por los países hispanos, casi en todos los países me contaban que ahí también en tal tiempo había habido alguien que se creía la reencarnación de Cristo, siempre en tal parte hubo alguna vez un mesías, un iluminado.

¿Cómo reaccionó al saber la tragedia hasta cierto punto que vivieron sus compañeros mineros, que estuvieron tantos días en el fondo de la tierra?

Primero con rabia, frustración, impotencia, con rabia por lo que había ocurrido, por la sinverguenzura de los dueños de la mina por el afán de rapiñar cada vez más, no se preocuparon por la seguridad de los mineros.

Por incertidumbre que había heridos, que habían muertos; después con alegría cuando se supo que estaban vivos, con llanto y después una emoción tremenda cuando empezaron a sacarlos.

Como lo dije en un artículo fue una lección de humanidad, fue una lección de vida para la humanidad entera.

¿Cuál fue su reacción cuando ganó el premio Alfaguara?

Creo que como todas las reacciones cuando a uno le pasa algo bueno, de incredulidad, aunque cuando mandé la novela, la mandé con la convicción absoluta de que iba a ganar, pero cuando me lo dijeron no podía creerlo.

¿Lo que viene con ello, el dinero qué le pasó o qué le está pasando?

Qué le pasó, ya mi mujer se lo gastó.

¿Todo para bien?

Todo para bien por supuesto.

¿Tiene en proyecto alguna nueva novela?

Acabo de terminar una, estaba trabajando en tres, acabo de terminar en una y me quedan dos.

¿Ya tiene el título?

Creo que sí, pero no te lo puedo decir porque trae mala suerte.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Perfil del Autor

Fiel seguidor del acontecer mundial, pero sobre todo estatal. Periodista de profesión, reportero de vocación y toluqueño de nacimiento; ha sabido conjugar sus cuatro pasiones, (la otra es el futbol) y con gran agudeza retrata los aconteceres del edomex