Visión y Expresión

 

 Virginia García Arriaga

+11
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Calidades de diálogo en las familias, calidad de seguridad en los niños

Parte II:
martes, 1 de mayo de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Cuando los niños llegan al colegio, su forma de hablar se basa en la experiencia que han tenido en casa, y eso varía mucho de unas familias a otras, no tienen por qué haber aprendido las herramientas que necesitan.

Es en la familia donde aprenden a hablar, sus primeros diálogos.

La lengua que experimentan será la base de lo que son capaces de expresar. Puede que nunca hayan escuchado una conversación de calidad, bien construida y con argumentos ordenados, o que no les hayan pedido que expliquen sus ideas de forma clara.

Muchos padres no les animan a intentarlo.

Suele estar asociado a una desventaja socio económica. Algunos niños serán muy buenos incluso respetando los turnos de palabra, otros sentirán miedo de tener que hablar en público.

Para muchos de ellos, la escuela y los profesores son su única segunda oportunidad para desarrollar su oratoria.

Como profesor nunca debes menospreciar tu influencia en los niños.

La forma en la que aprenden a hablar depende, en muchos casos, de la manera en que el docente se dirige a ellos.

El discurso es crucial en las ciencias porque se aprende a describir observaciones de forma clara, razonar sobre causas y efectos, plantear preguntas precisas, formular hipótesis, analizar de forma crítica las explicaciones de otros, resumir resultados...

En definitiva procedimientos de investigación, las conversaciones que se producen en clase cuando los profesores dividen a los alumnos en grupo no son cooperativas, ni productivas y son desiguales, en cuanto a la cantidad de tiempo que cada alumno interviene.

Los estudiantes no tienen claro qué se espera que hagan o qué elementos constituyen una conversación de calidad.

Los profesores rara vez dejan claras sus expectativas o criterios y no ofrecen una guía sobre cómo comunicar de forma efectiva en grupo.

Les tienen que enseñar cómo usar el lenguaje para preguntar, razonar, negociar las ideas y construir decisiones consensuadas, las condiciones naturales y habituales que se dan en las conversaciones quedan suspendidas.

El estatus social de los participantes se puede neutralizar con las reglas de juego, creando una atmósfera más igualitaria.

Por ejemplo, los niños con más confianza en sí mismos y que suelen hablar más tiempo tienen la oportunidad de escuchar otros puntos de vista.

Los más parados y tímidos, que normalmente se quedan callados y en un segundo plano, sienten que su contribución es valorada, que su voz vale tanto como la de los demás.

Preguntar al resto de compañeros se premia por parte del docente y, a la larga, eso conduce a un mejor entendimiento de la postura de los demás, a una mayor empatía.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion