Mirilla 

 

 

Martha Lujano Valenzuela 

+13
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
“Kanjis” de César Burke

miércoles, 2 de mayo de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Los kanjis son los sinogramas o caracteres utilizados en la escritura del idioma japonés, signos sobre signos, se parecen a los elementos que designan.

Una obra literaria podría ser un kanji, lo es en tanto se aproxima a la vida, como los signos, pero no es la vida, según el grado de parecido con ésta, la obra tiene uno u otro significado, lo que quiere mostrarnos su autor, César Burke (Caracas, Venezuela) en esta novela, el Número 17, de la Nueva Serie de los Cuadernos de la Comuna Girondo.

El lector va conociendo a un narrador presente en la historia, intuye quién es y cómo ve las cosas, no se autopresenta, pero deja clara la ruptura de sus convencionalismos, evidenciando sinceridad y franqueza, quiere que le crean las simultáneas narraciones contenidas en Kanjis.

Organiza la acción protagonizada por los doctores Andrea Lezcano y Arturo Gabilondo, aunque ambos médicos, representan distintas categorías de personajes, ella "se consideraba una mujer concreta en sus argumentos, decidida y audaz, a tal punto de ser firme y no dar pauta a ser renegada de cualquier palabra que de su boca pudiera salir", él, inteligente y soberbio.

se incluye en un encuadre social sencillo: jóvenes en edad casadera, profesionistas con aspiraciones, son los agentes o actantes de una historia de amor que resultará no serlo.

La presencia de los signos, como decíamos al principio, es reveladora de lo que acontecerá en el relato, primero la Hortensia, flor de jardín; bella, prolífica, augurio de soltería eterna, estos mismos atributos pertenecen a Andrea caracterizándola como una mujer dura y difícil de enamorar, diferenciándose de Arturo, sensible, "La desgracia de aquella tarde era mutua; ella sin poder sentir; él sintiendo de más".

Cada uno asumirá una misión, la de Arturo, destructiva y la de Andrea se definirá en un epílogo narrado desde su perspectiva femenina.

Enfrentan una misión, uno de ellos se abstiene de amar, Andrea toma una actitud pasiva ante el amor, realiza sólo un esfuerzo parcial, el otro, Arturo actúa decididamente, concreta varios actos sin conseguir su objetivo, tenerla a ella.

La misión era factible, pero la tarea no cumplida significa el fracaso.

Frente al efecto arrollador de la derrota, siempre aparece un agente modificador como lo llamaría Bremond, es decir, todo personaje afectado por las situaciones, espera ser modificado en su estado para provocar el desenlace de la acción.

Este catalizador es Iván Tapia, un viudo que no logra en Arturo un efecto satisfactorio, y lo convierte en víctima de una situación adversa, lo lleva al deseo de la muerte, degradándole en Eutanasia: "Hasta esa mañana antes de entrar al bar donde estaría un hombre bebiendo tequila y escuchando canciones de José Alfredo Jiménez"

Los móviles en esta historia son claros, hedónicos por un lado ya que existe un juego de seducción-intimidación entre los enamorados, también hay móviles éticos, obligación-prohibición del matrimonio y pragmáticos, todo gira en torno al consejo o bien, o a la falta del sentido común.

En cuanto al amor, se nota cierta desvalorización de lo moralmente correcto, a la salvación se opone la destrucción, y el amor no lo salva toco como tradicionalmente el amor se identifica con su componente religioso producto de la cultura.

También menciona nuevos mitos: sociales, políticos, comerciales, que operan como legitimadores de una situación geográfica concreta.

En la apertura de esta obra se refleja la pérdida, la carencia de amor, se exponen los posibles medios para recuperar el amor (el ruego, el alcohol, la desesperación suicida, etc.), se cierra la macrosecuencia con el resultado obtenido, que es fatal.

Con macrosecuencia me refiero a las secuencias menores enlazadas entre sí a través de los diferentes capítulos.

La acción de un personaje -Arturo- aunado a su circunstancia va a desarrollar el signo.

Así, el signo se convierte en vida cuando la representa, es lo que pasa en el capítulo Sayoshigure que literalmente significa Decir adiós, el deseo del protagonista es la única alternativa de solución, pero el tiempo nos da la clave de que el deseo no basta para conseguir la correspondencia amorosa.

El mundo de la simbología le da a "Kanjis", cierto aire de espacio psicológico, donde uno puede asomarse a los problemas de la gente actual, en un tiempo distribuido como un cómic, una "storyboard" donde el tiempo se detiene.

El autor lo suspende con pausas reflexivas le interesa lo sicológico, lo discursivo íntimo.

A pesar de las nuevas teorías sobre la disolución del autor, en Kanjis hay presencia del autor a partir de su estilo: modismos, gustos, ideas de lo popular, marca una profundidad.

Un último punto, coincidentemente, esta novela está escrita para un lector que espere de ella, honestidad y prueba de vida, en sí, experiencia a través de otro.

Si la primera pregunta que enfrenta el crítico de la novela es si ésta es "una forma de narración de considerable extensión escrita en prosa que involucra al lector en un mundo imaginado, nuevo, porque ha sido creado por el autor" como lo define T. Imizcoz, esta obra de César Burke es un ejercicio joven de su voz narrativa, primera novela publicada, que augura una venidera obra madura y sólida.

Enhorabuena.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Perfil del Autor

Poeta y elaboradora de libros artesanales 

Columnas Anteriores