Horrores Educativos

 

 

David Díaz 

+15
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¡GRACIAS, HIJOS!

jueves, 14 de junio de 2018
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

El próximo domingo festejamos el Día del Padre; y no, no se trata de hacer una felicitación genérica por el hecho, pues para ganarse el mote de “padre” no basta ser el “donador”, hay que asumir una postura de vida extremadamente comprometida.

No todos lo hacen.

No entiendo cómo es posible que haya varones que abandonan y se rehúsan a ser responsables de sus hijos; cómo es que hombres adultos que vivieron la separación de sus padres, con lo doloroso que puede ser, optan por lo mismo y replican el patrón para luego andar por ahí asumiéndose como seres de “éxito” con una actitud de vida mezquina y egoísta.

Tampoco entiendo a las personas que simplemente rehúyen a la posibilidad de asumir el reto.

Ser padre significa estar al pendiente todos los días, algo que no cuesta ningún trabajo porque esos seres en ciernes están ahí para iluminar la vida: significa conocerlos, llevarlos a la escuela, platicar con ellos, asumir algunas complicidades y velar por su crecimiento armónico.

También implica esfuerzo, porque para que ellos vayan creciendo bien, hay que hacer lo necesario para que en casa siempre encuentren ese jugo que les gusta, esa galleta que es importante, ese cubito de leche que les relaja; asimismo, y en ánimo de ser consistentes, nos obliga a dotarles de todo lo necesario para que puedan realizar sus actividades escolares, desde un juego de geometría, hasta la tinta para la impresora.

Son nuestra responsabilidad y el compromiso debe ser permanente.

Con el tiempo, iremos constatando que todo eso que muchos consideran “tedioso” u “obligado” rinde los frutos necesarios.

Nada paga verlos crecer, nada reemplaza el poder ir a sus escuelas y observar como esos retoños siempre están en el cuadro de honor; nada satisface más que recibir felicitaciones en público y privado por lo bien educado, comprometido y éxito que es tu hijo.

Nada restituye más que darte cuenta que esa hija que viste crecer, es ya una profesionista a punto de terminar su maestría, además de ser productiva, pues ya tiene un empleo que le comienza a abrir camino en la vida.

Pero para llegar a esto, tuvimos que dejar de lado nuestro “cansancio” y ayudarles si estaba en nuestras manos; tuvimos que levantarnos temprano, siempre antes que ellos, para predicar con el ejemplo; tuvimos que hacer ese esfuerzo “extra” por comprarles un buen calzado o enviarlos a un viaje para alguna actividad extraescolar.

Al final del camino, somos padres por lo que son nuestros hijos, por eso mismo, lo que debemos hacer es agradecerles a ellos:

¡Gracias, hijos! Por el privilegio de ser su padre.

horroreseducativos@hotmail.com

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores