-1
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Historia de la UAEM

martes, 3 de marzo de 2009
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
El día de hoy, el rector de la Universidad más importante de la entidad mexiquense, José Martínez Vilchis, rendirá su último informe a más de 84 mil 653 estudiantes, cifra que se dice fácil, pero como se menciona por ahí, “se requiere de un gran esfuerzo”.

Esfuerzo que se ha visto reflejado a lo largo de su historia. Hace mucho tiempo, en el número nueve de la calle Triunfo de la Libertad, del antiguo pueblo de Tlalpan, hoy delegación política del Distrito Federal, pueden observarse todavía algunos vestigios de un antiguo edificio del siglo XIX que fue conocido con el nombre de Casa de las Piedras Miyeras.

En ese lugar se inauguraron las cátedras del Instituto Literario del estado de México, y no fue sino hasta el tres de marzo de 1828 que por decreto del Congreso y por idea de José María Luis Mora que se fundó la Universidad Autónoma del Estado de México, UAEM.

Durante su primera época funcionó bajo la dirección del fraile José de Jesús Villapadierna y llegó a tener una población de 350 alumnos; sin embargo, dos años después, tuvo que ser clausurado por haberse ordenado el traslado de los poderes públicos a Toluca, la nueva capital.

El Instituto fue restablecido en 1833, por decreto del gobernador Lorenzo de Zavala, en un edificio del siglo XVIII conocido como el Beaterio, que es hoy, todavía, sede administrativa de la Universidad.

Al iniciar su segunda época, el Instituto fue dirigido por el poeta José María Heredia, que vino a México invitado por el presidente Guadalupe Victoria y que en Toluca desempeñó varios cargos públicos.

En 1835, al promulgarse la constitución llamada de “las siete leyes”, el Instituto fue clausurado de nueva cuenta y permaneció así hasta 1846, año en que el gobernador Francisco Modesto de Olaguíbel, decretó su segunda y definitiva reapertura.

A partir de entonces, el Instituto Literario de Toluca inició una época muy brillante que le dio fama y prestigio en todo el país, de hecho, en 1851, la actividad institutense se consolidó, al ser promulgada la primera Ley Orgánica por el gobernador Mariano Riva Palacio.

Es importante decir que las actividades no volvieron a suspenderse, ni siquiera en 1848, cuando los soldados estadounidenses entraron a Toluca y ocuparon el edificio escolar como cuartel, ni durante los años de la intervención francesa cuando los institutenses tuvieron que refugiarse en el ex convento del Carmen para seguir trabajando.

En este sentido, un episodio heroico del colegio ocurrió cuando un numeroso contingente de profesores y alumnos, alistados como voluntarios en la Brigada Berriozábal y apoyados por batallones de Lanceros y Ligeros de Toluca, tuvieron brillante participación en la histórica batalla de Puebla, el 5 de mayo de 1862.

Otro hecho importante de aquel tiempo, fue que en 1872, el director, Jesús Fuentes y Muñiz, fundó en el Instituto la Escuela Normal de Profesores de Instrucción Primaria, una de las primeras del país, que en 1882 se convirtió en Escuela Normal Anexa, dando origen al normalismo en la entidad.

Posteriormente en 1928, el Instituto celebró su primer centenario con brillantes festejos, entre los cuales destacaron la presentación del himno institucional, escrito por el poeta Horacio Zúñiga, y la colocación de la primera piedra del monumento a los maestros institutenses.

En 1943, un prolongado movimiento de estudiantes y profesores, iniciado diez años atrás, culminó exitosamente cuando el gobernador del estado, Isidro Fabela, reconoció la autonomía del Instituto, que a partir de entonces fue identificado con las siglas: ICLA.

De 1944 a 1946, el licenciado Adolfo López Mateos ocupó el puesto de director y sentó las bases de la transformación del colegio en universidad, la cual no fue posible de momento, pero sí diez años después, cuando el 21 de marzo de 1956 se aprobó en el Congreso la ley orgánica que dio vida a la Universidad Autónoma del Estado de México, establecida inicialmente con seis escuelas y facultades, preparatoria, medicina, jurisprudencia, comercio, enfermería y pedagogía Superior, su primer rector fue el licenciado Juan Josafat Pichardo.

Los avances de la Universidad fueron rápidos y espectaculares, tanto que en 1964, el presidente López Mateos inauguró la Ciudad Universitaria de Toluca, edificada en el antiguo cerro de Coatepec con sólido apoyo de los gobernadores Gustavo Baz y Juan Fernández Albarrán.

En otro rumbo de la ciudad, en tanto, se desarrolló el “campus Colón”, formado por la Escuela Preparatoria y las facultades de Química, Medicina, Enfermería y Odontología; con ello, la disponibilidad de nuevos espacios hizo crecer la matrícula y propició la creación de nuevas escuelas y facultades.

Otro eje de expansión de la Universidad fue el “campus Cerrillo”, integrado básicamente por las facultades de Agricultura y Veterinaria, creadas en la década de los setenta; en los años siguientes surgieron facultades como Turismo, Geografía, Ciencias de la Conducta y Antropología, que inicialmente fueron academias de la Facultad de Humanidades, existente desde la fundación de la Universidad, primero como Escuela de Pedagogía y después como Escuela de Filosofía y Letras.

En otro momento fueron establecidas, en Ciudad Universitaria, las facultades de Arquitectura, Economía y Ciencias Políticas, entre las de más reciente creación se encuentran las facultades de Planeación Urbana y Regional y Ciencias.

En 1984 comenzó a aplicarse un programa de desconcentración de la educación superior que permitió extender los servicios educativos a diferentes regiones del estado de México, por lo que en la actualidad existen unidades académicas profesionales en Temascaltepec, Atlacomulco, Amecameca, Zumpango, Texcoco, Atizapán de Zaragoza, Ecatepec y Valle de Chalco y está en proyecto la de Valle de Bravo y Santiago Tianguistenco.

Cabe destacar que hoy en día la Universidad Autónoma del Estado de México imparte 48 licenciaturas y 78 posgrados en las áreas de Ciencias Agropecuarias, Ciencias de la Salud, Ciencias Naturales y Exactas, Ciencias Sociales y Administrativas, Educación y Humanidades e Ingeniería y Tecnología.

El periodo escolar está estructurado en semestres para el nivel de licenciatura y en semestres y cuatrimestres para el posgrado.

La matrícula escolar para licenciatura está conformada por 23 mil 861 alumnos, de los cuales 11 mil 340 son hombres y 12 mil 521 son mujeres.

En estudios de posgrado hay mil 893 estudiantes, mil 99 hombres y 794 mujeres. La planta de profesores que atiende el nivel de licenciatura es de tres mil 57 docentes, de los cuales 68 pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores, 510 son de tiempo completo, 128 de medio tiempo y dos mil 419 laboran por hora.

El personal académico de posgrado asciende a 234; 75 son de tiempo completo, 11 de medio tiempo y 148 laboran por hora.

La población de egresados en el nivel de licenciatura es de dos mil 274 alumnos, mil 41 son hombres y mil 233 mujeres; en tanto que para el nivel de posgrado es de 421 estudiantes, 232 son hombres y 189 mujeres.

En cuanto a infraestructura, la UAEM cuenta con 65 principales laboratorios, 48 bibliotecas, la cual alberga 395 mil 893 volúmenes; tres mil 885 equipos de cómputo, mil 908 para alumnos, 264 para docentes, 459 para investigadores y mil 254 para administrativos.

Finalmente es importante resaltar que a nivel personal es un orgullo divulgar este tipo de noticias, sin olvidar, la situación que se vive hoy en día nos sigue dejando el gran reto, de continuar con la ardua labor de ser mejores cada día para que la Universidad siga avanzando en éste y todos los ámbitos.

 

Comentarios

  • profesor
    por Ramiro Ramírez Arellanes, 16/08/2013 13:50
    DesaprueboApruebo
    +0

    Es extraordinario el trayecto que el Instituto tuvo hasta transformarse en la Universidad Autónoma del Estado de México; un detalle por ahí falta cuando se establecio la escuela de Ingeniería (1956) y también fechas de los ingresos de los Planteles de Preparatoria (UAEM.

    ), en el Estado.

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Más Visto