-1
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Ceremonia del té: Armonía, reverencia, pureza y calma; elementos que la encarnan

viernes, 9 de noviembre de 2012
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Armonía, reverencia, pureza y calma, son los cuatro elementos que representan la encarnación de la Ceremonia del Té en el Japón.

La naturaleza y el arte se mezclan armoniosamente para disponer el sentimiento.
Durante el encuentro cultural "La Función de la Fusión 200 años de color y sabor mexiquenses" el maestro Akira Morioka, fue el oficiante del Sendero del Té o Bontemae, realizó esta ceremonia en donde la invitada fue la directora de Educación, Cultura y Comunidades Indígenas de Toluca.


Gerardo Giza, representante de MOA, Colegio de Arte y Ciencia de la Vida, A.C. dio una breve explicación mientras se realizaba el ritual del Té Bontemae, destacó que se realiza en cualquier momento y puede durar horas, de acuerdo a la conversación y si el invitado gusta de más té.


Es necesario destacar que el culto al té, llamado comúnmente la "ceremonia del té" en Japón, es un pasatiempo estético que consiste en servir y beber té verde.
En esta ceremonia no hay personas hábiles ni torpes, por lo que el anfitrión pone su mayor esfuerzo en volcar al máximo su afecto y su sentimiento.
La preparación del té se denomina "otemae".


Parece complicado pero “es sencillo”. Es un ritual que nos mantiene en contacto con la belleza a través de la sensibilidad del goce de nuestros sentidos.
Esta particular forma de ceremonia de té nos brinda la posibilidad de que cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, tenga fácil acceso a un ritual de purificación, de separación de lo mundano y de agradecimiento.
En un ritual de este tipo, el anfitrión tiene un trabajo importante por delante pues se trata de que el invitado se sienta a gusto, logre purificar su espíritu y reciba la totalidad de las bondades de la actividad previa de preparación así como lo que el momento especial de degustación y el tiempo posterior a la visita del lugar de la ceremonia.
Sin movimientos innecesarios se purifican los utensilios que están sobre la bandeja.


Con la ceremonia del té podemos aprender que el orden y el tiempo son elementos fundamentales para que cada una de las situaciones que se presentan en nuestra vida fluyan de manera natural, pues no puede todo suceder en un mismo momento, hay un tiempo para cada cosa y una cosa para cada tiempo
Así, el invitado recibe toda una serie de elementos preparados por su anfitrión, quien en varias etapas se brinda completo y generoso.

De esta manera, primero purifica los utensilios dando sentido a una preparación que entrega y que recibe al mismo tiempo, lo que va más allá de lavar los cubiertos o las herramientas.

Dar y recibir se fusionan en una virtuosa mezcla que continúa con una preparación muy bien ritualizada que no solamente implica mezclar ingredientes sino que también agrega enormes sentimientos de entrega de buenos deseos, de otorgar dones y de todo lo que un espíritu bondadoso podría conceder.

El último paso implica cerrar el ritual con gratitud, estos tres momentos nos invitan a ser más respetuosos con el tiempo, a darle un voto de confianza al orden natural, a no forzar las situaciones o a las personas, a aprovechar cada momento de nuestras vidas, dejando de preocuparnos por lo que ya sucedió o por lo que está por suceder.

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion