Nuevo Arzobispo en Tlalnepantla, José Antonio Fernández Hurtado

Views: 266

Naucalpan, México, 18 de marzo.- El secretario General de Gobierno, Alejandro Ozuna Rivero, acudió en representación del gobernador, Alfredo Del Mazo Maza al nombramiento del Arzobispo José Antonio Fernández Hurtado de la diócesis de Tlalnepantla.  Acto en el que acompañó a Carlos Aguiar Reyes, arzobispo primado de México y a Franco Coppola, nuncio apostólico.

Alejandro Ozuna fue entrevistado y esto fue lo que dijo:

(P)… ¿Cómo es la relación del Gobierno del Estado de México con las Diócesis?

Alejandro Ozuna Rivero (AOR). Es una relación muy respetuosa, muy estrecha y nos da mucho gusto la celebración de que se está llevando hoy aquí en Naucalpan, el arzobispado de Tlalnepantla. Le damos la bienvenida al señor Monseñor José Antonio Fernández y de parte del Gobernador y de todo el Gobierno del Estado, hemos venido manteniendo una relación –insisto- cercana y respetuosa no solamente con la Diócesis de Tlalnepantla sino con todos los Arzobispados en el Estado.

(P) ¿Cuántos obispados tenemos en el Estado de México?

(AOR) Son once Diócesis en todo el Estado de México y son 15 obispos; actualmente 14 están presentes y uno es de Guerrero, de Altamirano Guerrero y no está presente en este momento.

(P) El  Arzobispo trató diversos temas, ¿Cuál es su opinión al respecto?

AOR. Hay una gran preocupación general de la sociedad, de la Iglesia, del propio Gobierno como el tema de la seguridad, es un tema que nos preocupa a todos y es un tema que nos conlleva a tener una relación estrecha con la situación de la convivencia familiar, de la estructura de familia porque esto se va potencializando y entonces nos genera condiciones que son muy dadas a la inseguridad.

(P)¿La Iglesia podrá aportar algo que contribuya a la solución?

(AOR) Claro, es algo fundamental porque contribuye a la integración familiar y recordemos que la familia es el núcleo social básico que genera condiciones personales. Al final de cuentas la inseguridad y todos los temas de quienes delinquen son parte de una estructura familiar; todos somos parte de una familia, provenimos de una familia. Entonces en la medida que estás en una familia en desintegro y quede vulnerada, entonces la estructuras sociales, ya más grandes se resquebrajan y generan condiciones de inseguridad.