Poder EdoMex

OCTUBRE DE HABITAT

Views: 595

En el Día Mundial del Hábitat 1 de octubre,  pone el foco de reflexión en la gestión de residuos en la que las instituciones deben de pronunciarse a favor de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo de París y la Nueva Agenda Urbana (NAU) abordan la cuestión clave del manejo de los desechos sólidos. El objetivo del ODS 11.6 es reducir el impacto ambiental negativo per cápita de las ciudades, prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos municipales. Asimismo, el indicador 11.6.1 se refiere al porcentaje de residuos sólidos urbanos recolectados periódicamente con descarga final adecuada respecto al total de los desechos generados por la ciudad.

En el caso específico de nuestro país se tienen sistemas inadecuados de gestión de residuos debido a la falta de financiación, poca conciencia, sistemas de gobernanza deficientes y, a veces, aplicaciones tecnológicas inapropiadas. La mala recolección y eliminación de los desechos sólidos municipales provocan inundaciones, contaminación del agua, y los desechos acumulados propician un ambiente idóneo para roedores e insectos que transmiten enfermedades. La basura marina y la erosión de los vertederos costeros contribuyen a la contaminación de los océanos. También la quema incontrolada de los desechos aumenta la contaminación del aire, mientras que los vehículos que los transportan a los vertederos contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por tal motivo es necesario que en este mes del hábitat las autoridades de los tres órdenes de gobierno y a la sociedad en general apoyen a mejorar los hábitos de consumo y la gestión de residuos sólidos mediante su reducción, reutilización y reciclaje en hogares, colonias, centros educativos, lugares de trabajo y ciudades, ya que en México, la gestión controlada de residuos en todo su ciclo de vida dista mucho de ser la adecuada. Además de que es tiempo  de reducir y prohibir el uso de popotes, unicel y bolsas plásticas de uso único, en beneficio de las presentes y futuras generaciones de manera inicial.

Los gobiernos locales tienen un papel clave que desempeñar y pueden involucrarse con la sociedad civil y los grupos de defensa para aumentar la conciencia pública, con las escuelas como posible enfoque. La experiencia de ONU-Habitat en el terreno ha demostrado la eficacia de la enseñanza de padres a hijos de mejores prácticas de higiene, y esto podría repetirse con los desechos municipales. Los incentivos para cambiar el comportamiento público, como pagar por el retorno de botellas de plástico usadas, pueden ser efectivos. Los fabricantes necesitan mejorar sus empaques para reducir el desperdicio o hacer que sean más fáciles de reciclar. Hay que buscar alternativas desde todos los sectores. Reducir, Reutilizar y Reciclar deben ser los principios que guíen nuestra vida cotidiana.

Las actividades de educación y sensibilización tienen un papel clave que desempeñar y los gobiernos locales deben involucrarse con la sociedad civil para aumentar la conciencia pública a todos los niveles, incluidas las escuelas.

Es un problema de todos. Tomemos conciencia y seamos agentes de la transformación.