Oscuro

Views: 722

Estamos encerrados

y si sales mueres

si sacas la cabeza por la ventana,

mueres

si abres la puerta mueres

si hablas por teléfono mueres

si conversas a un metro

también mueres

yo ya estoy muerto,

no he obedecido

nada ni a nadie

y sigo vivo

 

la despensa

se está acabando

y los cuatro habitantes de esta casa

están con las espinas enhiestas

como si nos fuéramos a atacar

Y ellos, pobres ellos aducen

aburrimientos

yo no me aburro nunca

siempre hay una película, un libro,

como un entrañable amigo con quien conversar

y así vamos

ellos,

no yo,

mirando el calendario

y haciendo aspas

a la espera de la liberación

de esa libertad,

porque cuando salgan morirán

más bien yo aquí

en mi claustro de hace años,

porque cuando salga

caminaré por las calles al fin libre

enmascarado, enguantado, con lentes oscuros,

al fin libre, para que no me reconozcan y así evitar que se me

acerquen,

y luego volver a casa

feliz, quizá ya solo,

viviendo mi cadena perpetua,

a medio tiempo,

justo cuando empezaba a ser, al menos, yo

seguiré en este lacerante juego de personajes

en el que soy yo,

al fin,

mientras siguen muriendo como moscas

a diario, centenares

y repito, nadie me mira, nadie me escucha,

no siento los alimentos,

será será será,

que, quizá, ya estoy infectado y muerto,

y no me he dado cuenta.