Pide Misión Rescate descentralizar la Educación e impulsar internet universal

Views: 1113

La calidad en la educación; el acceso a la tecnología, la deserción escolar y el riesgo de cierre de colegios privados, son las inquietudes planteadas por padres de familia y maestros al gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador, tras darse el anuncio de que el regreso a clases será el 24 de agosto en la modalidad a distancia, de ahí que, entre otras cosas, proponen una descentralización de la educación e impulsar un programa de internet universal gratuito, con el fin de garantizar el derecho a la educación y aminorar el rezago educativo de hasta 5 años que podría darse en el país como consecuencia de la pandemia por Covid-19.

Así lo dieron a conocer en conferencia de prensa virtual diversas organizaciones e instituciones que conforman del movimiento Misión Rescate México, y entre las que destacan la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) y la Alianza de Maestros.

Se informó que harán llegar al Secretario de Educación Esteban Moctezuma, el manifiesto de propuestas firmado por cerca de 600 escuelas y organizaciones, al tiempo que hicieron un llamado al propio secretario y al presidente Andrés Manuel López Obrador, para impulsar un Acuerdo Nacional por la Educación, con la finalidad de “apoyar todos juntos a la educación pública y particular, por el bien de los niños y jóvenes de México”.

José Ricardo Fernández, presidente de la Alianza de Maestros, señaló que para los maestros, uno de los grandes temas al echar mano de la televisión como medio para la educación es la implementación de sistemas de evaluación, para asegurar la calidad en el aprendizaje.

“No hay alguna propuesta de evaluación en este momento hacia las escuelas de educación básica. Urge ya que se pongan a trabajar en ese sentido las autoridades, porque de otra manera, el retroceso en la educación en México será un hecho, pues no se va a poder terminar adecuadamente, con excelencia, este ciclo escolar”, dijo y agregó que también es importante que el presupuesto orientado a la nómina y al servicio se ajuste, y sea el adecuado, pues con la modalidad a distancia, la carga del gasto por concepto de equipo de cómputo, celular, internet, entre otros, va directo al bolsillo de los maestros.

En tanto, Leonardo García Camarena, de la UNPF, señaló que una de las preocupaciones de los padres de familia es que al usar la TV, la educación termine por convertirse en adoctrinamiento ideológico, pues “la televisión es invasiva, absorbe de una manera unidireccional, y no hay posibilidad de retroalimentación, de disentir o generar un pensamiento crítico”.

Por otro lado, “necesitamos un internet universal gratuito con suficiente ancho de banda para poder salir de este mega bache en el tema educativo”, subrayó.

En lo que toca a impulsar un federalismo educativo, dijo: “No pedimos tanto, basta con que descentralicen para que, por ejemplo, los estados que sí puedan arrancar clases el próximo 10 de agosto, lo hagan. Pedimos una descentralización educativa para el calendario escolar, pero también para generar contenidos regionales, y para la propia capacitación profesional del magisterio”.

IMPACTO DE LA PANDEMIA A ESCUELAS PRIVADAS

Por otro lado, García Camarena señaló que si bien los efectos por la pandemia para colegios privados podrán conocerse tras el primer mes luego de reanudarse las clases, el escenario no es alentador pues “el riesgo de cerrar escuelas particulares sigue latente, por las víctimas de la pandemia, las víctimas del desempleo y personas que han recibido menos ingresos”.

Señaló que de acuerdo a cifras de México Evalúa, serán alrededor de 800 mil los alumnos desde nivel preescolar hasta Universidad que, por cuestiones de la pandemia y de la economía, dejen la escuela privada y pasen a la escuela pública.

Con este panorama, “sería más barato para el gobierno federal que condonen, descuenten o que aplacen pagos del ISR, luz y agua, por ejemplo, a escuelas particulares, a que tengan que desembolsar millones de pesos para poder atender a esos 800 mil alumnos”. Otra propuesta es  hacer que los gastos escolares sean deducibles de impuestos para los padres de familia, apuntó.

En tanto, a nombre de la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior, Rodrigo Guerra señaló que para las Universidades privadas, “el principal problema es retener a los alumnos, y el que un joven de 18 a 20 años que no encuentre un espacio en la educación pública ni en la particular, que se quede sin tomar clases por 6, 8, 10 meses, o hasta un año, no solo es una cosa lamentable, sino que tiene sus riesgos sociales”, advirtió.

En este sentido, “nuestras Universidades están haciendo esfuerzos muy grandes, así sea bajar las cargas académicas, dar plazos para pagar las colegiaturas, aumentar las becas, hacer financiamientos con intereses bajos, todo sea porque el alumno se quede estudiando”, detalló.

Así, aseguró que el camino para afrontar los estragos de la pandemia “es largo”, pero tienen la disposición para trabajar con las autoridades con el principal objetivo de dar continuidad al proceso educativo en el país, además “estamos en una larga negociación de una nueva Ley General de Educación Superior y hay muchas cosas pendientes de manejar”, señaló.