Piel Canela, productos con alma; busca crear conciencia sobre lo artesanal

Views: 2343

Aplicar sus conocimientos, crear conciencia sobre el valor del trabajo artesanal en productores y consumidores, preservar los rasgos culturales y tradiciones, así como proyectarlos en el ámbitos nacional e internacional, son algunos de los logros de Daniela García Pinilla y Julieta Macedo Gutiérrez, estudiantes de la licenciatura de Diseño Industrial de la UAEM, a través de su empresa Piel Canela, productos con alma.

Estudiantes del octavo semestre de la carrera que se imparte en la Facultad de Arquitectura y Diseño, el proyecto llegó a ellas en una afortunada casualidad, cuando en una visita a su coordinador de carrera, Pedro Sánchez Alencaster, se encontraron con una bolsa de popotillo de trigo trenzado: Le preguntamos qué hacía ahí y nos dijo que si nos gustaba podíamos trabajar en eso. Nos explicó que el artesano de esa pieza estaba buscando ayuda para mejorar sus productos, y nos dijo que si nos interesaba, se podía crear el contacto para que empezáramos a trabajar juntos.

Fue entonces como a través del IIFAEM (Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México) llegaron a Pueblo NuevoAcambay, a impartir una capacitación, aunque de acuerdo con Julieta al final fue un intercambio de conocimiento. Ahí conocieron a Tomás Rojas, un artesano de unos 68 años de edad, que domina la técnica del popotillo de trigo trenzado, así comenzó el camino que las llevó a crear Piel Canela y ganar la Primera Bienal Nacional Académica de Diseño Hacia una cultura de la inclusión.

Jamás pensamos que íbamos a hacer la marca y a llevar los productos a otras partes. En el proceso, nos dimos cuenta de que había mucho potencial, y que queremos seguir haciendo esto, explicó Daniela.

Con 21 y 22 años de edad, Julieta y Daniela encabezan ya su naciente empresa, que a través de redes sociales (Facebook e Instagram) ha conseguido vender sombreros, bolsas, carteras y cinturones, enviándolos a diferentes puntos del país como Guanajuato, Cancún, Colima, Baja California, Guadalajara, Ciudad de México, San Luis Potosí y Michoacán; y al extranjero, a Estados Unidos, Canadá, Colombia y Dinamarca.

PIEL CANELA

Eligieron Piel Canela como el nombre para su empresa, según explicó Julieta Macedo, porque refleja la identidad del mexicano: Queríamos algo que distinguiera los productos; ‘Piel Canela’ se le ocurrió a Dani. Es un concepto que representa mucho, si escuchan la expresión en el extranjero es la piel morena, el color de piel del mexicano, y a muchas personas les gustaría tener piel morena; es una parte de la cultura, no es un nombre típico, pero para nosotras significa mucho.

Julieta explicó en qué consiste la técnica de popotillo de trigo trenzadoSe rescata el tallo del trigo, o el popote, lo ponen a secar y lo trenzan; ya que tienen una madejas muy grandes lo empiezan a convertir en el producto con máquinas industriales. A ese mismo trigo, lo pueden entintar con pinturas vegetales, y se logran muchas combinaciones.

El objetivo, al inicio del proyecto, era apoyar a los artesanos a mejorar la calidad de  su producto para que tuviera más impacto en quienes lo compraban, y que tuviera mejores acabados, explicó Julieta.

Así, su aporte principal como Diseñadoras Industriales fue en detalles técnicos: Les sugerimos materiales en cuanto a forros, textiles, herrajes; tuvimos capacitaciones con ellos, de teorías del color, cosas básicas para nosotros, pero algo fundamental para llevar su producto a otro nivel. En este momento, nos encontramos ya, con algo más consolidado, los productos ya evolucionaron y ahora queremos aportar con diseño, para que ellos hagan nuevos productos con su misma técnica, añadió.

Y aunque desde el inicio vieron mucho potencial, también tuvieron que ir superando varios obstáculos, detalló DanielaAl estar en la comunidad, vimos que es una técnica que se está perdiendo, son muy pocas las personas que realmente se dedican al 100 por ciento a esta actividad artesanal, porque a lo mejor no es tan redituable ni reconocida, la gente ya no aprecia, y no le da el valor a este tipo de trabajos.

De hecho, recordaron que a su primera visita a la comunidad esperaban impartir capacitación a unos 20 artesanos y llegaron sólo 5, la segunda vez asistieron otros artesanos, que a pesar de manifestar interés, no han sido constantes. El único que se ha mantenido es don Tomás Rojas.

De ahí la importancia de concientizar, tanto a los productores, para que esta técnica no se pierda, como a los consumidores, para que conozcan todo el trabajo que hay detrás de una pieza artesanal, le den el debido valor y paguen lo justo por ella. El señor Tomás es una persona con muchos valores, muy amable. Lo vemos muy emocionado con el proyecto, no somos las únicas personas que le compramos, pero nosotras siempre le decimos que su trabajo es muy valioso, que nos gusta venderlo y nos agrada que las demás personas lo conozcan.

Creo que él mismo vio la evolución de sus productos y notó la diferencia, que se pueden lograr muy buenas cosas con lo que ya tenía. En realidad nosotros le dijimos: ‘Usted tiene todo para hacerlo, sólo hay pequeños detalles que a lo mejor usted no los conoce pero nosotras sí, entonces venimos a ayudarlo’, creo que realmente fue un proceso de apoyo para ambos lados, explicó.

Julieta agregó que hasta ahora los resultados han sido positivos: Queríamos que el señor no malbaratara sus piezas, que nos las vendiera a un precio justo, y nosotros distribuirlas, hacer toda la parte de mercadotecnia. Ahora tiene motivación para innovarlos, algo que antes, creo, no tenía.

También explicaron que se ha logrado el reconocimiento de su familia y que se sientan orgullosos de esta técnica, que es parte de sus raíces, algo fundamental para la preservación de esta técnica que se transmite de generación a generación. Y detrás de ‘Piel Canela’ buscamos justamente eso, que se retome esa actividad en el pueblo, que se dediquen a hacer artesanías. A lo mejor, en este momento no somos una súper empresa o vendemos muchísimo, pero esperamos serlo y que a través de esto, ellos logren retomar sus raíces, que los niños y jóvenes aprendan a tejer y quieran hacer no sólo porque vean que es rentable, sino que comprendan todo el valor que tiene su técnica, y que si no se hace, ahora ya hay muy pocas personas que lo saben hacer y se va a perder.

VAN POR MÁS

Julieta y Daniela reconocieron que participaron en la Bienal Nacional de Diseño sin esperar mucho, y al obtener el primer lugar, es algo que les ha dado confianza, las motiva a trabajar para llegar más lejos con Piel Canela, e impulsar otros proyectos artesanales.

Nosotros metimos el proyecto sin esperar obtener algo, sólo experiencia y cuando lo obtuvimos fue una gran motivación. Te das cuenta ahí, del valor de tu trabajo y que no solamente puede quedar en un proyecto escolar, que si lo trabajas desde ya con ayuda de maestros y compañeros, puedes aspirar a algo más, que aun siendo estudiantes o demasiado jóvenes, puedes lograr muchas cosas desde ahoria, manifestó Julieta.

En tanto, Daniela García Pinilla, dijo: Cuando ganas algo así, es la confirmación de que sí lo puedo hacer. Este proyecto nos motiva mucho para trabajar con la comunidad, con los artesanos porque a veces se les deja de lado y en realidad son parte importante del país, de toda esa riqueza cultural que tiene la nación; es un pilar que no se puede dejar, entonces hay que hacer lo necesario para que ese sector siga creciendo, porque si ellos crecen, crecemos todos y nos reconocen a nivel internacional. México es un país que todo el mundo sabe que tiene una riqueza cultural y natural grandes, entonces beneficiarlos a ellos y ayudarlos, nos ayuda a todos, señaló.

Ésa es parte de la visión de Daniela y Julieta como profesionistas, y de Piel CanelaTenemos muchos proyectos, queremos hacer muchísimas cosas y lograr de esto algo grande que beneficie no nada más a Pueblo Nuevo, sino a otras comunidades de artesanos del Estado de México y de todo el país. Queremos generar más proyectos con otros artesanos y retribuirles un poco, porque ellos nos dan muchísimo a nosotros. Nos gustaría seguir llevando los productos mexicanos al extranjero y que más personas conozcan la riqueza que tiene México, y el valor de sus productos”, subrayó García Pinilla.

Cabe destacar también, que para ello Piel Canela ha sacado máximo provecho a las redes sociales, como el canal para dar a conocer y distribuir sus productos. La gente está acostumbrada a que una artesanía es barata y a que a veces está mal hecha, pero a través de las redes sociales hemos tenido acercamiento con personas que les interesa de verdad, y cuando logras transmitir lo que quieres decirle a la gente, saben cómo está hecho un producto, quién lo hace, y de dónde viene, el precio ya pasa a segundo término; le dan más valor y se logra una conexión del cliente con nosotros y con los artesanos, refirió Julieta Macedo, quien agregó que de hecho, en el extranjero, se valoran más los productos artesanales y hasta los consideran baratos.

Finalmente, aunque reconoce que es un proceso que tomará tiempo y mucho trabajo, Daniela confía en que se va a lograr y va a tener un impacto más grande, por eso, su deseo es que hubiera más diseñadores que quisieran trabajar con los artesanos, y que sepan que este tipo de proyectos es un ganar-ganar, porque ellos te enseñan, ellos te dan y tú también aportas, concluyó.