+ Retorno a “Nueva Normalidad” de Temor, Delincuencia y Crisis

Views: 2720

La frase

Y los cosmonautas del “trampolín” que si funciona, ¿viajaron libres de Coronavirus?

ES PREGUNTA

EL DETALLE: En un acto totalmente responsable, el rector de la UAEM, Alfredo Barrera Baca instruyó mantener las actividades laborales y académicas a distancia, pese a que la Jornada Nacional de Sana Distancia concluye este lunes. El Estado de México que continúa en semáforo rojo, concentra un número importante de contagios y fallecimientos por COVID 19 y resultaría contraproducente retornar en estos momentos a las aulas. Será por redes sociales la vía donde se informará la fecha para el examen de admisión.

Las actividades presenciales sólo se reanudarán en la UAEM hasta que el semáforo de alerta epidemiológica en nuestra entidad se encuentre en color verde, dice el mensaje del rector Alfredo Barrera Baca a la comunidad universitaria.

Por lo tanto y con base en la información disponible sobre el horizonte en que alcanzaremos  la estabilidad sanitaria, no volveremos a las aulas este 1 de junio como se previo a principios de mayo:

El actual periodo (primavera 2020A) continuará y concluirá en la modalidad a distancia y en línea, finalizando clases el 30 de junio y el semestre, el 9 de julio.

2 Si la autoridad sanitaria lo permite, el reinicio de labores presenciales de profesores y trabajadores, para preparar e iniciar el nuevo ciclo escolar será el 3 de agosto.

3 El ciclo escolar 2020-2021 comenzará el miércoles 2 de septiembre. Las demás fechas del calendario escolar ajustado podrán consultarse en www.uaemex.mx.

Esta reordenación del calendario escolar nos permite mantenernos a reguardo durante las semanas más álgidas de contagios, sostener nuestra actividad académica y administrativa (en línea) y planear la reapertura segura, gradual y ordenada de nuestro quehacer para el próximo ciclo. Dice entre otras cosas.

NOTARIO NOTORIO POR GOLPEADOR: Horacio Aguilar Álvarez de Alba, Notario que se hizo famoso por pretender desalojar a su esposa de su casa, emitió un comunicado donde ofrece “una disculpa sincera a la persona agraviada”, así como a sus amigos, familia, colegas y al gobernador del Estado, Alfredo del Mazo.

Sin embargo, la autoridad correspondiente, en este caso el Poder Ejecutivo Estatal debe emitir una suspensión o bien revocación del nombramiento notarial, porque el hecho deteriora enormemente la imagen del Notariado de nuestra entidad.

En tanto, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, Codhem, señaló que en atención al video publicado en redes sociales, y por la vulneración al derecho a la dignidad de las mujeres y a una vida libre de violencia, iniciará una investigación de oficio con el número de expediente CODHEM/TOL/IG/58/2020.

Por su parte, la administración estatal, solamente ofreció acompañamiento psicológico y respaldo legal a la esposa del notario.

Hay que hacer notar que, de alguna forma Horacio Aguilar Alvarez de Alba es integrante del Ejército Mexicano, quizá por eso no se hizo tanto barullo como con el ex diputado de Encuentro Ciudadano, Horacio Enrique Jiménez López pues no tiene una “protección tan pesada” y por ello los diputados de Morena hicieron mutis.

En su misiva de disculpa, en el apartado 4 dice: Aprovecho esta oportunidad para ofrecer una disculpa sincera a la persona agraviada, tanto a título personal y como integrante del Ejército Mexicano.

Hay que hacer notar que Aguilar Alvarez de Alba fue maestro en la Escuela Libre de Derecho, en donde fue acusado de acoso sexual e intento de violación por unas diez alumnas.

¡Ni modo, en la 4T sigue habiendo de dos sopas y dos justicias!

 

Retorno a “Nueva Normalidad” de Temor, Delincuencia y Crisis

En tanto la esfera oficial festina que a partir de hoy México retorna a la Nueva Normalidad tras “domar” a la pandemia del coronovirus, y para demostrarlo el Presidente retoma sus andanzas por el país, el pueblo mexicano sale del largo confinamiento casero a sus actividades laborales, presa del temor a un contagio que sigue al alza, a la delincuencia que opera impunemente en las calles, y a la peor crisis económica que hayan vivido las actuales generaciones.

Y no es para menos, tal retorno se ordena a pesar de que todo el país está con semáforo en rojo y que a lo largo de todo el año la pesadilla de la pandemia que vino como un mortal oleaje de oriente  a occidente, las contradicciones, dudas, incertidumbres, desdenes, bromas y pleitos han sido la constante en la actuación de los funcionarios federales, empezando por el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, los integrantes de su gabinete, los del sector Salud, los gobiernos estatales y municipales.

Tanto a las familias, como a los trabajadores y a los empresarios, los fueron metiendo en un remolino de incertidumbre, donde desde la mañanera presidencial se les decía que no pasaba nada y que debían seguir haciendo una vida rutinaria de besos, abrazos y fiestas; pero en otros espacios informativos, los funcionarios públicos alertaban del inminente peligro de contagiarse del nuevo y mortal virus.

El propio presidente López Obrador se ufanaba en sus interminables recorridos, entre algarabía, comidas y fiestas por rancherías, pueblos y ciudades de todo el territorio nacional, que el pueblo mexicano era mucha pieza y no sufriría las consecuencias letales del padecimiento surgido en la legendaria China.

Sin embargo, los expertos de la medicina elevaban su preocupación ante la irresponsable actitud presidencial y exigían que se concentrara en las medidas preventivas, aprovechando la ventaja de observar la terrible mortandad que se venía registrando en Oriente, Medio Oriente, Asía, África, Europa y América.

La presión hacia los voceros presidenciales de la salud, el Secretario Jorge Alcocer y el subsecretario Hugo López-Gatell, el primero temeroso de los medios de comunicación y el segundo con hambre de proyección mediática, fue aumentando por parte de todos los sectores de la sociedad mexicana, pero el criterio presidencial del desdén, los obligaba a seguir por esa línea tan absurda como irresponsable.

Tuvo que llegar la crítica feroz desde el seno de los organismos internacionales de la salud, de los derechos humanos y del sector financiero, para que el gobierno federal y el presidente Andrés Manuel López Obrador reaccionaran, cuando ya era más que evidente el rápido crecimiento de los contagios por todo el país.

Ya con la emergencia hasta las rodillas, al presidente López Obrador no le quedó más remedio que enclaustrarse en el Palacio Nacional y empezar a improvisar recortes presupuestales a diestra y siniestra para realizar compras de pánico de materiales e insumos básicos que demandaban con urgencia hospitales, personal médico y pacientes.

Vino la danza de las cifras para maquillar el efecto devastador en la salud y en la vida de los mexicanos a lo largo de las tres fases en que se segmentó el enfrentamiento a la pandemia.

No había otro camino, pues mientras se hacía circo, maroma y teatro para conseguir el dinero que alcanzara para las compras a sobreprecio, en las calles y en los hospitales fueron aumentando las protestas de personal médico y población por el caos y las carencias con que se fue atendiendo la emergencia.

Hoy se festina el fin de la fase de la Sana Distancia para iniciar el retorno a la “Nueva Normalidad”, pero las familias saben que se les envía al matadero, a sabiendas de que los hospitales están saturados, de que los contagios y los fallecimientos siguen a la alza, y por eso salen de sus hogares con temor a la epidemia, a la delincuencia, al desempleo, a la crisis económica y a la muerte, ¿no le parece a usted, estimado lector?