Revoluciones

Views: 784

Querido y aguzado lector, esta semana conmemoraremos un aniversario más de la Independencia de nuestro país, ese levantamiento armado que comenzaron indígenas y campesinos para derrocar  al imperio español.

 

Nuestro país ha sido, históricamente, una nación bélica, de guerras constantes. Las luchas que últimamente hemos tenido no han sido para conquistar un territorio o derrocar un imperio, hoy nuestras luchas son, de entrada, sobrevivir a la pandemia por el Coronavirus y antes de ello, luchábamos, bueno, seguimos luchando, contra la inseguridad y violencia; luchamos por mantener nuestros trabajos; luchamos porque no nos maten en un asalto; muchos otros luchan por sus derechos, por su libertad, los que luchan por justicia, los que luchan por la paz.

 

No sólo ocurrió en esa época, en esa fecha; constantemente grupos y pueblos, han levantado la voz e incluso las armas por defender una causa, y curiosamente desde hace algunos días, en Chihuahua, donde se gestó la lucha revolucionaria en nuestro país, incluso pocos años antes de 1910 ya se había iniciado una lucha porque los campesinos tuvieran la oportunidad de trabajar sus tierras, y hoy ocurre algo similar cuando cientos de campesinos luchan por tener acceso al agua para sus labores de labranza.

 

Y digo que es curioso, porque quien empezó las luchas por 1904, fue Francisco I. Madero, un personaje que últimamente ha sido nombrado no sólo como un referente del actual presidente de nuestro país sino que se convirtió en noticia porque un grupo de mujeres manifestantes, rayonearon como vulgarmente decimos, el cuadro del personaje, un cuadro que se encontraba en la sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos; un cuadro que fue intervenido con pintura de colores y con símbolos y palabras que representan la violencia de la que han sido objeto miles de mujeres en nuestro país, dicha intervención fue a manos de una víctima de violación, una niña de diez años de edad que hoy clama por justicia ante lo que le hicieran cuando tenía tan sólo siete.

 

Recién cientos de mujeres han tomado las instalaciones de la Comisión de Nacional de Derechos Humanos en diferentes puntos del país para exigir justicia por las miles de mujeres que son violentadas, desaparecidas y asesinadas.

 

Las revoluciones son el cambio profundo en las estructuras políticas y socioeconómicas, al parecer todas estas revueltas a lo largo y ancho de nuestro país están padeciendo esos supuestos cambios en las estructuras políticas, pero parece que esos cambios no han sido a profundidad, pues al parecer, sólo han significado cambios de actores políticos, pero no de cambios profundos que verdaderamente se reflejen en la vida socioeconómica de nuestro país.

 

Y qué decir de la violencia que se ha desatado, no sólo por modificar, que está generando el político-estructural sino por las injusticias que siguen existiendo.

 

A conmemorarse un año más de estas luchas de la Independencia y de la Revolución, a pesar de la epidemia que ha mermado la vida de millones de personas en nuestro país y en el mundo entero sigue existiendo ese levantamiento de grupos y sublevación popular que caracterizan una revolución.

 

Desde la lucha de Independencia y la Revolución Mexicana, que se nos enseña desde pequeños, además de que, año con año, recordamos esas luchas, no han logrado hacer eco en todos los mexicanos, hay muchos que ignoran todavía que los beneficios de aquellas revoluciones eran para todos y no para unos cuantos.

 

Esas luchas también significaron empatía, un reconocimiento en el otro, un impacto en la sociedad, solidarizarse con las luchas que se convertían en la lucha de todos. Desafortunadamente hoy la desinformación, ignorancia y el manejo poco ético de la información genera desconcierto, polarización, mayor desinformación y violencia.

 

Existe una frase conocida que dice: el pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla, será que estamos condenados a repetir la historia, será que no hemos aprendido de ella, será que la conocemos tan bien que hemos decidido aceptarla como regla de vida.

 

Incluso el propio planeta está teniendo su revolución, este repentino cambio en la humanidad, esta probable depuración por la que está pasando y que el mismo ser humano ha provocado.

 

Querido y aguzado lector, qué tipo de revolución estaremos viviendo, cuál será el destino que nos depara, esperemos que vengan mejores tiempos, esperemos que resignifiquemos estas luchas que un día nos dieron libertad y justicia y que al conmemorarlas sea más que beber tequila y gritar ¡VIVA MÉXICO! Aún queda mucho por luchar y hacer en nuestro país.

 

¡POR LOS HÉROES QUE NOS DAN PATRIA Y LIBERTAD, VIVA LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO, MUERA EL MAL GOBIERNO, VIVA LA DEMOCRACIA… VIVA MÉXICO, VIVA MÉXICO, VIVA MÉXICO!