Se tortura a testigos de Jehová en Rusia

Views: 276

Tan solo nueve días después de la condena de un tribunal ruso al primer testigo de Jehová en ese país, por lo menos siete testigos más fueron torturados mediante descargas eléctricas, asfixia y golpes por parte de investigadores rusos.

Estos hechos ocurrieron en la ciudad de Surgut, en el oeste de Siberia. Mientras eran torturados los agentes les exigieron información sobre los lugares donde se reúnen y la identidad de otros Testigos.

Todo empezó temprano en la mañana del 15 de febrero de 2019, cuando las autoridades de Surgut llevaron a cabo varias redadas. Tras arrestar a algunos Testigos y llevarlos a las oficinas del Comité de Investigación, los empezaron a interrogar pues se negaron a dar detalles sobre otros Testigos. Cuando el único representante legal que estaba presente se marchó, las víctimas informan que ocurrió lo siguiente: los agentes les pusieron bolsas en la cabeza y las sellaron con cinta adhesiva, les ataron las manos en la espalda y los golpearon. Después de desnudar a los Testigos, les arrojaron agua y les dieron descargas eléctricas con pistolas paralizantes. Esta sádica tortura se prolongó durante unas dos horas.

Por lo menos tres Testigos siguen encarcelados. Los que fueron liberados tuvieron que recibir atención médica por sus lesiones y presentaron denuncias ante organismos de supervisión.

Además, una vez que terminaron las numerosas redadas, las autoridades rusas iniciaron procedimientos penales contra 19 Testigos acusándolos falsamente de participar en “actividades extremistas” y organizar “actividades de una organización extremista”.

De acuerdo con el código penal ruso, este brutal abuso de autoridad debe condenarse. Asimismo, la Federación de Rusia está sujeta a varios organismos internacionales que protegen a las personas de la tortura. Por ello, los Testigos de Jehová usarán todos los recursos legales disponibles, tanto nacionales como internacionales, para que se haga justicia en este caso.

En este momento, hay 22 testigos de Jehová presos por sus creencias en Rusia, y 77 presos en otros países de Asia y África.