Señor interné

Views: 317

Oiga compadre José
yo le quiero preguntar,
como yo no sé leer y escribir,
pos la verdá…
me faltó ir a la escuela
porque éramos muy pobres
y tenía que ir a sembrar.

Pero ya le hice a usté
mucho la explicación
y le vine a preguntar
que si usté compadre José,
sabe quién es interné,
porque el chiquillo que tengo y
que es ahijado de usté, como lo ve
ha crecido, y en la escuela lo
apunté.
Y pasó bien el primero
y hasta el sexto lo hizo bien,
pero ya en la secundaria,
me mandaron a traer, que
porque falta a las clases
como desde hace un mes
porque mi chiquillo dice,
que se va con interné.

Que porque con él va a aprender,
que platica con amigos,
que le enseña muchas cosas,
que siempre juegan con él, y
que hasta fotos le toman.

¡Hasta ahora caigo compadre!
por qué está huraño conmigo,
a la misa ya no va y falta a las
fiestecitas de nuestra comunidá.
Conmigo, ya ni platica, y se pone
muy nervioso, dice que yo no lo
entiendo y a veces hasta me grita,
y de repente compadre, este chiquillo
me dice: que ya se quiere largar!

¡Ay compadre! Ya no sé, si mi chamaco
está enfermo, si mi chamaco se va
y yo por burra que soy, no lo puedo
aconsejar y al tal interné ese,
yo lo quisiera apaliar.
Yo sé que usted compadrito
si lo debe conocer, y por eso yo le pido,
que usté que sí sabe hablar,
que hable con interné y dígale por favor,
que yo quiero a mi chiquillo,
que no me lo puede quitar, que si se atreve
tantito, ¡de palos le voy a dar!
Que no engañe así a mi niño,
qué va hacer en la ciudá… que si quiere
que fotos le tomen, ¡yo lo mando a retratar!
Que para eso su madre trabaja,
para pagarle sus gustos, pero que se quede
acá, y dígale compadrito
que el señor interné ese, solo lo quiere
engañar.

Si le enseña cosas buenas,
se lo voy a agradecer,
pero compadre; qué pena, tengo ya, con usté
pero su ahijado, ya tan pequeño, ahora fuma
ya también.
Y dice cosas muy raras, que no puedo
comprender, y por lo burra que soy
yo no lo puedo enseñar, como dice que
le enseña el señor de la ciudá al que le
le dice interné.
Y aparte compadre del alma
creo que le pide dinero, porque mire:
casi a diario, casi a diario,
se lleva los pocos centavos,
que guardo en el monedero.

Compadrito, compadrito
se lo pido por favor,
salve usted a mi chamaco,
que se quede aquí conmigo,
que ya no falte a la escuela,
y usted que tiene sapiencia,
dígale a ese interné
que se vaya a la ciudá
y que deje a mi chamaco
aquí en la comunidá.