SI NO SE CAMBIAN OBJETIVOS PRIORITARIOS, ES REFORMA, NO NUEVA LEY: BENÍTEZ TREVIÑO  

Views: 1917

En la comodidad de su despacho, que comparte con su hija y su yerno, el doctor Humberto Benítez Treviño, ex procurador del Estado, del exDF y de la República, me recibe para hablar, a fondo, de la UAEM y de las reformas que se pretenden a su ley.

Hay dos iniciativas de reforma a la Ley de la Universidad, me gustaría conocer tu opinión.

En primer lugar decirte que tenemos dos leyes que regulan la organización y el funcionamiento de la Universidad, la del 21 de marzo de 1956 por la que se crea la Universidad y se designa como primer rector a mi maestro Juan Josafat Pichardo.

La del 3 de marzo de 1992 que es la que nos rige, hay reformas del 2005 que transformaron a las Unidades Académicas en Centros Universitarios, es el fondo de esta reforma del 2005.

Diría dos cosas, se trata de reformar la Ley Orgánica de 1992 o se trata de expedir una nueva Ley de la Universidad Autónoma del Estado de México como Organismo Público Descentralizado.

Es menester que recordemos que en la Constitución de 1827 en el artículo 228, estableció que tenía que haber un Instituto Científico y Literario del Estado de México y éste operó el 4 de septiembre de 1827 en San Agustín de las Cuevas en la Casa de las Piedras Miyeras.

Después 3 de marzo de 1828 que tomamos como fecha de creación del Instituto Científico y Literario, éste, el 31 de  diciembre de 1943 obtiene su Autonomía.

El primer director del Instituto Científico y Literario Autónomo del Estado de México es nuestro añorado presidente, el institutense de Toluca, el estudiante pobretón, Adolfo López Mateos que tanto brillo y prestigio le dio a México.

Culminamos en el 56; un aspecto que hay que definir es que la Universidad es Autónoma, y Autonomía significa que puede darse sus propias leyes.

Hay una pirámide normativa que regula la vida cotidiana de la Universidad, que es la propia ley de ésta, el estatuto universitario y los reglamentos que derivan de ella.

En estas dos propuestas que hay, siento, en primer lugar, que sí tiene que actualizarse la ley que rige. Te diría dos cosas, el artículo Tercero de la Ley establece que ejercerá su Autonomía la Universidad en términos de la fracción séptima del artículo tercero constitucional, la que regula la vida de las universidades.

Más aún, establece que la educación básica, que es primaria y secundaria y la media superior serán obligatorias en todo el país, aquí participa la Universidad por las escuelas preparatorias que son dependencias académicas, de acuerdo con la propia Ley Orgánica de la Universidad.

Te diría que esto tiene que actualizarse como tiene que actualizarse los objetivos que establece la Universidad dentro de sus atribuciones, no se nos olvide cuál es el objetivo prioritario de la Universidad: Investigar, Conocer y Difundir el conocimiento universal.

El propio emblema de nuestra Universidad que es un círculo que significa el infinito con la estrella pitagórica o con la estrella de cinco puntas, establece el principio de la universalidad.

Me recuerda a Persie Shelley, el poeta británico, quien decía todos somos griegos. Efectivamente porque en el siglo pasado el símbolo de la Universidad no era el enjambre de abejas de lumbre, con las 9 abejitas que hoy tiene nuestra universidad, era Minerva una efigie de Minerva la Diosa romana de la Sabiduría, las Ciencias y las Artes.

De ahí viene el nombre de Universidad el conocimiento universal. La pregunta de los griegos sigue siendo vigente, de dónde vengo, quién soy y adónde voy, por eso en el símbolo de la Universidad el pentagrama que ilumina nuestro emblema apunta hacia el conocimiento ignoto.

Nos recuerda los números irracionales de los griegos que para ellos eran los números Alfa, en honor de Efidies, por cierto.

Los colores Verde y Oro. El Verdela esperanza y el Oro es el lustre del conocimiento, todos somos griegos diría yo.

Hoy vemos una Universidad cambiada, tenemos orgullosamente la Universidad de provincia más importante de todo el país, creo que entre estas dos posiciones contradictorias, hay una que tenemos que defender y me pronuncio absolutamente por ella.

La ley si es que hay una ley o las reformas a la ley actual de la Universidad Autónoma del Estado de México tiene que ser producto única y exclusivamente de la comunidad académica.

Dice la propia ley, por Comunidad Académica entendemos a los maestros, alumnos, la libertad de cátedra y el personal administrativo.

Esta iniciativa de Morena se me hace injerencista, porque se trata de crear un Colegio Electoral, cambiar la duración de la vigencia del mandato del rector. El artículo 23 de la ley es muy clara, establece que la duración del mandato del rector será de cuatro años y que por ningún motivo, la persona que haya ocupado el cargo de rector bajo cualquiera de sus modalidades podrá volver a ejercerlo.

Si nosotros garantizamos el estatus de cuatro años de vigencia del rector, una ley que se oriente hacia las nuevas áreas del conocimiento, no olvidemos que estamos inmersos en una devolución de innovación y de universalidad de conocimiento, te diría en dos áreas fundamentales, la Mecatrónica y la Robótica.

En el siglo XVIII tuvimos la Revolución Industrial y se inició en Inglaterra con los primeros telares que aceleraron los procesos de producción, pero dejaron a mucha gente en el desempleo.

En pleno siglo XX nuestra Universidad, cuando fungí como presidente de la Fundación, ya compitió en el Puente de Acero, en la Canoa de Concreto, ganando primerísimos lugares.

Estamos viendo que la Mecatrónica, una fusión entre la mecánica, la electrónica y la computación está diseñada a crear robots, junto con la robótica o nuevas máquinas para acelerar los procesos de producción.

Estamos ante una inminente revolución que va a dejar a mucha gente en el desempleo.

Entonces la Universidad Autónoma del Estado de México tiene que ser Humanista, Científica, Cultural, sino tiene que ir a estas áreas del conocimiento, sino nos vamos a quedar desplazados.

Creo que tenemos que avizorar, insisto, que un proyecto de nueva ley orgánica de la Universidadsea producto de la comunidad universitaria única y exclusivamente, escuchando todas las opiniones.

Te diría tres cosas fundamentales, dejando a salvaguarda las funciones del Consejo Universitario con sus miembros ex oficio que en latín significa razón del cargo, el rector, los directores y los representantes académicos de los alumnos, del personal administrativo y que se les escuche para mejorar la ley que actualmente tenemos.

Y para actualizar algunas cosas que como el artículo tercero que son inoperantes, porque estamos invocando reformas diferentes.

La reforma del 2005 tuvo como objetivo prioritario transformar a los organismos académicos en Unidades Académicas Profesionales, distinguió entre organismos y dependencias.

Por Organismos Académicos se entendió Facultades y Escuelas Profesionales y por Dependencias Académicas los Centros de Investigación, pero en el propio artículo, establece una contradicción, le sigue llamando a las unidadesunidades académicas en lugar de centros de investigación, faltó corregir en algunos párrafos, esta apreciación.

Siento que no debemos permitir los universitarios, los hijos de la Universidad pública, tú y yo lo somos, y somos orgullosos, es más, somos celosos de nuestra Autonomía como universitarios porque no vamos a permitir que un partido que está proponiendo en la Cámara que el presidente cante el Himno Nacional en los actos protocolarios o que se expidan cervezas tibias para prevenir el alcoholismo cuando en todo el norte del país hace un calor de la patada y necesitamos cervezas frías, salgan con la puntada de intervenir en la Universidad.

Siento que la propuesta de Morena es claramente atentatoria contra la Autonomía de la Universidad. Y todos podemos estar de acuerdo o no con un artículo los universitarios, tenemos que defender a carta cabal la autonomía de nuestra Universidad.

Primero nuestro orden normativo, la ley, el estatuto, los reglamentos; segundo, nuestras autoridades. Podemos estar de acuerdo o no como estén manejando la Universidad, pero por el hecho de estar realizando una función ex oficio en razón de su encargo, debemos respetarlos.

Por otro lado, la Autonomía de la Universidad debe seguir siendo un baluarte para todos los que hemos tenido el orgullo, la satisfacción y sobre todo, en mi caso, la oportunidad de haber sobresalido gracias a una beca que me dio mi amada Universidad.

Sobre la posibilidad que está en uno de los folletos de reelegir al rector, recuerdas antaño antes de cierta reforma, se permitían de cuatro a ocho años, única vez, por qué se quitó y por qué ahora se arrepienten.

El artículo 23 es claro, la duración del periodo del rector es de cuatro años, no es prudente en este momento, es mi opinión, hablar de reelección, esto enconaría los ánimos dentro de la comunidad universitaria.

El rector actual en todo caso, como miembro de la comunidad universitaria debe presentar un proyecto de iniciativa que entre en vigor después de que él termine su mandado.

Si eventualmente se piensa que en lugar de cuatro deben ser seis años o que debe haber reelección, si así lo decide la comunidad universitaria estoy de acuerdo, pero no para este rector.

Sino para el siguiente periodo. Que es el deber ser de la ley.

Es que nosotros complicamos la vida de las instituciones, la Universidad trabaja en más, la Universidad del Estado de México es un bastión de 90 mil alumnos, cuando tú y yo estudiamos creo que éramos 380.

Está trabajando y destacando en todas las áreas del conocimiento, la cultura, el arte, el deporte, la ciencia, hay que seguir con esa tónica, pero insisto, si eventualmente la comunidad universitaria plantea la reelección que opere a partir del siguiente periodo.

En el caso del otro proyecto le diría, cuidado con los transitorios.

En el caso del otro proyecto hay que tener mucho cuidado, fui legislador local y federal, fui presidente de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales del Congreso, presidente del Congreso; como diputado federal fui presidente de la Comisión de Justicia.

Te puedo decir que había sido uno de los diputados protagonistas de las dos legislaturas, a veces en los transitorios encontramos la trampa del bosque, hay que tener mucho cuidado con esos proyectos que atentan contra la vida institucional de nuestra Universidad.

A veces son los que te salvan frente a una injusticia a veces prohijada por la ley.

A veces también nos salvan. Te pongo un ejemplo: La Constitución del 17 si te fijas, se aprobó el 5 de febrero de 1917, pero en el artículo primero transitorio, dice, esta Constitución se publicará con la mayor solemnidad, pero entraré en vigor hasta el día primero de mayo de 1917.

Todo mundo se va con la línea que entró en vigor el 5 de febrero, no es cierto, por lo que estás mencionando, porque no en todos los estados había impactado el nuevo orden normativo de la Revolución.

Entonces había que difundir, antes de promulgar y publicar, es una razón que a veces nos salvan los artículos transitorios.

Hay que definir, es reforma a la ley, no nueva ley, porque esta ley con algunas reformas que ha tenido, creo que sigue vigente en la mayoría de su contenido.

Es una pregunta interesante que esperaba que me hicieras.

Si no vamos a cambiar los conceptos de organismo público descentralizado, objetivos del conocimiento universal, definición de órganos de gobierno, sistema de elección de rector y directores de escuelas, facultades y escuelas preparatorias que esto también lo establece el estatuto y los reglamentos.

Si no vamos a cambiar los objetivos prioritarios del conocimiento universal, la forma en que se ha organizado nuestra Universidad, no podemos hablar de una nueva ley, serían reformas a la ley actual.

Si te acuerdas con la Constitución del 5 de febrero de 1917, su nombre lo dice, Constitución del 5 de febrero de 1917 que reforma y adiciona a la Constitución del 5 de febrero de 1857, como un homenaje que hicieron los constituyentes a los integrantes del Constituyente del 56 que para mí es la generación más brillante de toda la historia de México.

Entonces tenemos que ser cautos en este sentido e insisto, serían reformas, si la del 17 es una nueva Constitución porque en contra de toda ortodoxia jurídica, qué bueno, los constituyentes que no eran abogados incluyeron tres garantías sociales, la Educación Laica en el Tercero; el derecho al trabajo y la Reforma agraria del 27 Constitucional.

Epistemológicamente no deberían estar en una Constitución y estos cuates se aventaron la hombrada de insertarlas porque eran los reclamos del pueblo de México e hicieron la Primer Constitución Socialista del mundo.

Fue una nueva Constitución y sin embargo, por homenaje a los constituyentes del 56, le pusieron que reforma y adiciona, pero en el fondo es otra constitución.

Agradecerte esta entrevista, porque me da la oportunidad de alzar la voz para defender a mi Universidad. Como universitario bien nacido, como becario, como alumno que fui.

Fui alumno desde primero de secundaria, nada más tengo dos escuelas: la Justo Sierra donde estudié el kínder y la primaria y la Universidad donde estudié los cinco años de preparatoria y los cinco años de facultad.

Me siento íntimamente ligado a mi Universidad, para mí es un orgullo haber sido alumno, catedrático, egresado, presidente de la fundación y en la trinchera de donde esté, defenderé a la Universidad y a su Autonomía.