The Sopranos, al descubierto

Views: 379

El pasado 10 de enero se cumplieron 20 años de la primera emisión de la serie televisiva, The Sopranos, una historia que gira en torno a la vida de un mafioso Italoamericano que comienza a tener problemas de estrés, por lo que acude a una psiquiatra, la serie muestra las guerras que tiene que afrontar Tony Soprano, el protagonista, en las diferentes gamas de su vida como padre, esposo, amante, hijo y cabeza de una organización criminal.

Fue así como me atrapó la historia la primera vez que la vi, la manera en que el personaje principal debía afrontar su propio yo, las preguntas que le surgían respecto a la vida cómo: ¿Quién narices puede tenerlo todo claro? ¿Quién demonios puede estar en este mundo sin que nada le perturbe? ¡Quién fuera estatua y dejase de transitar cargando con el maldito saco de la vida!

Un amigo poeta, Youssef Alaoui, quien por cierto fue entrevistado para Poderedomex en la columna de Mar Barrientos, los invito a que la lean; se dio cuenta de mi afición por la serie; respetuosamente me comentó a cerca de las lecturas y trasfondo de las series de este tipo en televisión, una observación que pocas veces o casi nunca logramos al momento de estar frente a un televisor.

Por mi formación de comunicóloga, estoy consciente de ello, del estudio y análisis de las imágenes, del lenguaje, la representación cultural, la música, la vestimenta, el contexto social, quién lo escribió, entre otras particularidades que ayudan al acercamiento, en este caso, a la serie televisiva.

Mi amigo me envió un par de artículos relacionados al contenido de la serie, en los que se hacen una lectura de lo que presenta o representa la serie, en ellos se habla del White Angel o ángel blanco, un personaje arquetípico del hombre blanco durante su proceso o momento de catarsis en el que debe madurar espiritual, emocional o culturalmente. Justificando su propia existencia; es la presentación del avatar del hombre blanco; es decir, la manifestación corpórea de su idea de supremacía blanca, como lo llama el cineasta y escritor Terence Nance, explica también que existe el white demon/ demonio blanco, en el que el protagonista es también antagonista de sí mismo; él es el obstáculo para realizarse y cómo ello afecta en la historia; un personaje popular en los último años y que en palabras de Terence, sólo son intentos muy potentes para la perpetuación y el mantenimiento de la supremacía blanca.

Vaya que se puede aprender de una serie televisiva, no sólo se trata de entretenernos y ya, de dejarnos llevar por la empatía o la adrenalina que puede originar una buena historia, un buen filme; en algún tiempo se decía de los mensajes ocultos en la música y lo que podía provocar en el escucha, se decía de mensajes ocultos y de letras explícitas que fueron muchas veces motivo de revueltas sociales e incluso crímenes, pero de ello no hay evidencia porque no hay que descartar la psique del que oye.

Y así sucede con lo que vemos en televisión, en el cine, en los anuncios, imágenes que también tienen un mensaje, explicito u oculto como ya hemos leído de Terence Nance, y no sólo de productos de entretenimiento, también de los publicitarios y noticieros, sí, hay que tener cuidado con lo que vemos y escuchamos en estos tiempos de sobre lecturas y de criterios a modo.