Tradición Mágica árbol de navidad

Views: 410

Árbol significa vida. El primero fue armado en 1807 por un irlandés en una plaza pública. Las familias siguen esta tradición desde hace ya 200 años. Uno de los momentos más añorados para los chicos y adultos es cuando llega la hora de armar el arbolito y darle un clima festivo al hogar, con lucecitas de colores y esferas en cada rincón. ¿Pero cuánto sabemos del significado del árbol y cada uno de los objetos usados para su decoración?

Hace más de 200 años que se sigue esta tradición, aunque muchos desconocen su real significado. La decoración de los arbolitos navideños varía según el país y las distintas culturas. Mientras que en Argentina se estilan las bolas de colores, guirnaldas y luces, en China se usan naranjos que significan Felicidad. En tanto, en los países nórdicos, se utilizan ángeles y duendes, mientras que en Japón se estilan los sonajeros y adornos de papel. Son varias las leyendas que cuentan el porqué de la fecha y el significado del arbolito para las distintas culturas. La nórdica explica que la sociedad Celta solía adorar con un árbol –todos los 8 de diciembre de cada año– el nacimiento  de Frey, Dios del sol y la fertilidad. Luego, con la llegada del cristianismo, tal celebración se ajustó al nacimiento de Cristo. El árbol original representaba para el cristianismo el amor de Dios y la vida eterna, mientras que su forma simbolizó la Santísima Trinidad.

Lo que hoy son los adornitos o bolas de colores, originalmente eran manzanas que recuerdan el paraíso donde Adán y Eva cometieron el pecado original, según la Biblia. En tanto, las lucecitas de colores fueron en su momento velas que simbolizaban la luz de Cristo, así como los listones representaban la unión de las familias y personas queridas. El arbolito significa también el Universo, la prosperidad, la vida, siembra y cosecha. Se estima que en Belén, la gente ponía en el árbol algún objeto preciado a modo de obtener buenas compensaciones para el año entrante. La leyenda de Lutero cuenta que él, uno de los padres de la reforma en el cristianismo, fue quien habría impuesto árboles de pino para Navidad hacia el 1500 y que quiso reproducir cuando un día que caminaba por el bosque, vio cómo el brillo de las estrellas iluminaba a los árboles. Fue así que cortó una rama y la llevó al interior de su casa.

Otra historia, es la de un niño que estaba perdido y fue alojado por una pareja de ancianos leñadores. A modo de agradecimiento, el niño cortó una rama de un pino y les dijo que la sembraran. Ese árbol dio manzanas de oro y nueces de plata. El 8 de diciembre de 1854, en su bula Ineffabilis Deus, Pío IX proclamó que María (madre de Dios) fue preservada –por un privilegio único– del pecado original desde el primer  instante de su existencia. De ahí el armado del árbol el 8 de diciembre, Día de la Virgen Inmaculada Concepción.

Los griegos solían alabar con un pino a Dionisio, Dios del vino y la fertilidad. La celebración incluía piñas que hoy se usan en las mesas navideñas y que para los romanos simbolizaba virginidad.

Cualquiera que sea el simbolismo que cada persona y familia le de al árbol navideño lo cierto es que reunirnos para esperar la llegada del niño Jesús, vivir estos tiempos santos, en familia, o con las personas que se han ganado un lugar en nuestra vida y corazón, y que sin ser familia las consideramos así, es mágico y maravilloso. La promesa que hace Dios para los que creemos en el, de renovar nuestra fe y confianza en la humanidad sobre todo en estos momentos, sea cual fuere nuestra creencia, o situación, el corazón es el mismo y con este yo les quiero agradecer un año más de estar juntos leyendo lo que su servidora escribe con toda emoción y sentimiento de agradecimiento, les reconozco a ustedes y a mi editor todo el esfuerzo y confianza en esta servidora, les deseo de corazón que sea una navidad hermosa y mágica se que hemos pasado momentos difíciles todos, que los problemas no distinguen raza ni condición social, pero utilicémoslo como escalón deseo que hasta donde estén les lleguen mis bendiciones y mis mejores pensamientos para su familia que ya la siento como mía, paz, amor y abundancia en todo sentido para estas fiestas santas les desea su servidora Rosa Virginia García Arriaga