Estado de México
5 horas antes - La Secretaría de Salud del Estado de México informó que al corte de las 20:00 horas se reportan 33 mil 336 personas que han recibido su alta sanitaria tras superar el COVID-19, además de que se contabilizan 59 mil 174 casos positivos. La dependencia, a cargo del Doctor Gabriel O´Shea Cuevas, precisó que 13 mil 827 mexiquenses se encuentran en resguardo domiciliario, mil 463 son atendidos en hospitales de la entidad y mil 568 en nosocomios de otros estados; además de que dio a conocer el fallecimiento de 7 mil 116 personas en diversos municipios y mil 864 fuera de las fronteras estatales. De igual manera, señaló que hasta hoy se registran 21 mil 627 casos sospechosos en espera del resultado de la muestra que les ha sido tomada y 65 mil 059 han dado negativo al virus SARS-CoV-2. Añadió que bajo el lema “Hazlo por ti, hazlo por todos #llévalopuesto”, se debe tomar en cuenta que es fundamental usar el tapabocas diariamente cuando se acude a lugares públicos, mismo que debe cubrir mentón, nariz y boca, no manipularlo con las manos sucias, utilizarlo una sola vez si es desechable o lavarlo diariamente, si es de tela. Por lo que corresponde a la sana distancia, recordó que ante la reapertura de algunos giros comerciales y de servicios, se debe evitar acudir a lugares donde se puedan generar aglomeraciones, además de que es importante guardar un espacio entre personas de un metro a metro y medio, así como no saludar de mano, beso o abrazo. A lo anterior, la limpieza de manos es importante, por lo que se deben lavar constantemente con agua y jabón o sanitizar con gel antibacterial, con mayor énfasis si se ha utilizado el transporte público, al detenerse de barandales, al pulsar botones de elevadores o abrir y cerrar puertas, después del uso de artículos de uso común como teléfonos y computadoras. Finalmente, recordó a la población que sigue activa la línea de atención 800 900 3200 para que quienes presentan síntomas de enfermedades respiratorias puedan recibir orientación y atención de ser necesario, cuenten con información fidedigna sobre la pandemia o apoyo psicológico.

Un día

Views: 288

Allí está ella, asomando las piernas desnudas a través del balcón, tratando de entender las metáforas de un libro prestado por el destino.

Cada sonido, olor, persona, ruido y movimiento le parecen sospechosos a esta hora. Las puertas se azotan y las cortinas revolotean como papalotes en verano. No pretende saber su origen, pero piensa que no es ella, sino todo ese cúmulo de percepciones, los que atestiguan su presencia.

-No es nadie- le dicen, pero ella sabe que eso es mentira y para calmar su nerviosismo, le echa la culpa al viento y confirma, entre pensamientos contradictorios, la tercera ley de Newton.

Pero ni las altas paredes blancas del departamento en que vive, ni la luz que abunda en las ventanas, le hacían sentir tanta ataraxia como el campo donde vivían sus abuelos. Era estúpido, a veces pensaba, que la mente podía ser nuestra propia jaula siendo un ave.

Así pasaba la tarde, preguntándose y respondiéndose, a veces con frases de otros o con recuerdos. Aunque el balcón era bastante cómodo, los cables de espaguetis escurridos en postes viejos, le robaban esa alegría amarilla. Deseaba conquistar por un momento la alegría. Sin embargo, después de tantos intentos fallidos, agarraba su guitarra sin la cuarta cuerda y cantaba una canción no aprendida.

La teja del departamento se perpetuaba en la ventana del vecino, quien apenas escuchaba el simulacro de cuerdas, asomaba sus pupilas y enfadado azotaba la ventana.