Urawa

Views: 287

 

La verdad sea dicha, el Taller Literario Urawa es un referente en el escenario cultural de la ciudad de Toluca, durante veintiséis años han dado soporte y atención a la comunidad de escritores; narradores y poetas de la localidad. Se han convertido en el semillero de relevantes acreedores a premios y publicaciones en todo el país. Es un auténtico espacio del perfeccionamiento literario, con una curiosa variante: cada alumno guarda su ritmo y su ir y venir hacia el interior del grupo, ya sea por cortos períodos o temporadas extensas. Todos conforman el grupo y al timón el Maestro Odilón Ortiz Trujillo, narrador, promotor cultural, egresado de la Escuela de la Sociedad General de Escritores de México, miembro fundador del Taller, con diversas publicaciones  como Urawario, La semana comienza los sábados y la reciente Sol de Tianguis. Noveleta colectiva, conduce con esa tranquilidad que sólo la experiencia da, los derroteros del equipo y los diferentes lugares donde realizar sus sesiones. Arraigados en La Biblioteca Pública de Toluca Leona Vicario, han tenido que trabajar extramuros en las instalaciones del Centro Regional Cultural Toluca en el Parque Metropolitano Bicentenario, marco perfecto para reflejar la vitalidad que aún conserva el colectivo. El pasado 17 de Mayo, se dieron cita miembros fundadores, integrantes actuales y lo que puede denominarse con toda franqueza “agregados culturales” quienes en su carácter independiente, acuden a felicitar con su lectura, la persistente labor del Taller Literario Urawa. Hubo de todo, prosa, verso, las novedades que no pueden faltar, la tradición en el estilo que ya puede caracterizarse como “La generación Urawa”, la alusión a los géneros orientales que con éxito han instaurado en la región como el haikú, esos  niños que crecieron en el taller, ahora con voces más maduras, exalumnos exitosos que vuelven para leer su último título, espectadores de ocasión y los asombrados como yo, de sentir el ambiente, tan “familiar” que se respira entre los pinos del parque mientras se escucha en los altavoces buena literatura, acompañado de bebidas frescas que los agasajados ofrecen, al cobijo de una buena sombra, qué extraña sensación, por un momento podía olvidarse la ubicación de no ser por el GPS en los teléfonos que tanto apremian a culminar el acto. Nos despedimos pidiendo, tal como manifestaron autoridades culturales presentes: “Que no se acaben los Talleres Literarios en Toluca”.

 

Las celebraciones continúan el próximo 25 de Mayo en mismo sitio, la invitación es abierta al público en general.