Vientos de cambio en el Archivo Histórico de Toluca

Views: 472

Las Jefaturas Políticas fueron una institución clave en el México del siglo XIX. Se establecieron como una especie de “extensiones” de los gobernadores para controlar la actividad de los Ayuntamientos, prácticamente constituyeron un ámbito de gobierno adicional que tuvo jurisdicción en diversos ramos administrativos en sus demarcaciones, asuntos tan variados como la seguridad pública, aplicación del reglamento de policía, registro civil y reparto de tierras.

 

De esta forma, a las estructuras de poder y dominación encarnadas en los gobiernos federal, estatal y municipales, se sumaron las Jefaturas Políticas que contribuyeron a consolidar al Estado Mexicano luego de las Guerras de Reforma e Intervención Francesa, estableciendo, además, relaciones clientelares con una amplia gama de actores sociales y políticos, gracias a lo cual el Estado pudo ejercer control social, sobre todo durante el Porfiriato.

 

Este eslabón del sistema político de la época tuvo su origen en la Constitución de Cádiz de 1812 y desapareció un siglo después, en medio de las luchas revolucionarias de principios del siglo XX, siendo completamente suprimidos por la Constitución de 1917. No obstante, en la historiografía actual el papel de los jefes políticos es aún incomprendido, cuando no desconocido, ya que los revolucionarios los incluyeron dentro de la narrativa de aquella “leyenda negra” creada para desacreditar al régimen porfirista, al ser reducidos a meros instrumentos de represión y abuso de campesinos y trabajadores.

 

Afortunadamente la sombra que se cierne sobre los jefes políticos comienza a desaparecer poco a poco, especialmente para nuestra entidad. En fecha algo lejana como 1983, Ricardo Ávila Palafox, investigador de la Universidad de Guadalajara, publicó el artículo Los jefes políticos, aberración del sistema político liberal. El caso del Estado de México, dentro del Boletín del Archivo General de la Nación. Y en la década de 1990, la doctora Romana Falcón inició estudios más profundos sobre el tema, publicando en 2015 su obra El jefe político. Un dominio negociado en el mundo rural del Estado de México, 1856-1911, con el patrocinio de los Colegios de México y de Michoacán y del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

 

Y para todos aquellos investigadores interesados en el tema pero a nivel local, recientemente el Archivo Histórico Municipal llevó a cabo el “Rescate del Fondo Documental Jefatura Política del Distrito de Toluca 1868-1917”, anunciado con bombo y platillos con la inauguración de una exposición homónima instalada en el Palacio Municipal, en la cual Ricardo Moreno, secretario del Ayuntamiento, y Mati Arteaga, jefa del Archivo, dieron pormenores de los valiosos documentos.

 

Habrá que ir al Archivo a revisarlos, pero la exposición hubo una probadita de las joyas que se pueden encontrar, abarcando el periodo referido para los municipios de Toluca, Zinacantepec, Metepec, Villa Victoria y Almoloya de Juárez. Muchos documentos reflejan actos de gobierno corrientes y el trabajo administrativo de la época, pero otros abordan temas de conflictos sociales y personales que incluso hoy, nos provoca gracia que hubieran sido atendidos por un gobierno. Leamos algo de la curaduría de estos últimos:

 

  • Convocatoria… en favor de los individuos de la clase obrera del Estado, que no se hayan entregado al alcoholismo y fueran hombres de bien, para considerar sus solicitudes… en la rifa de $500 pesos.

 

  • Expediente a través del cual… dio a conocer al Jefe Político la nota de la profesora… en donde se queja de que con la llegada de los zapatistas la mayor parte de las familias ha emigrado, causando la reducción de la asistencia de niñas en la escuela; por lo que pide se resuelva la situación.

 

  • Comunicado de la Dirección de Servicios Sanitarios del Estado de México al Jefe Político, referentes a las denuncias de prostitución clandestina, inscripciones y separación de las mujeres públicas durante el año de 1908.

 

  • Documento que contiene información otorgada por la concubina del bandido Ramón Torres sobre los delitos que ha cometido.

 

  • Circular a través de la cual… dio a conocer a la Jefatura Política la inauguración de la Escuela Correccional de ambos sexos para el ingreso de jóvenes perversos y de mala conducta…

 

  • Expediente mediante el cual se solicitó al Jefe Político hiciera la compostura del teléfono… así mismo se pidió aprobara del fondo municipal el gasto de 65 pesos para la compra de otro aparato telefónico.

 

  • Solicitudes de ciudadanos dirigidas al Jefe Político para obtener la licencia de conducir…

 

  • El señor Febronio Martínez… solicitó al Jefe Político, le impusiera un castigo a su hija Irene… y quedara a disposición del juzgado por haberse fugado del hogar con su pretendiente Adolfo… a deshoras de la noche.

 

La anterior es una probadita de los papeles con que cuenta el Fondo. Su revisión y análisis podría arrojar como resultado desde un estudio completo de la Jefatura Política de Toluca hasta material para un breviario de anécdotas de los toluqueños de fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Para lo cual, con certeza podemos contar con la guía de su amable directora, Mati Arteaga.

 

Como cereza en el pastel, el secretario, Ricardo Moreno, anunció que el Archivo cambiará su residencia a un mejor lugar en la colonia Morelos, cerca de la Bombonera, lo que me recuerda que este archivo ha pasado las de Caín desde hace 60 años, pues ha conocido la Comisaría Municipal, el Departamento de Limpia y un sótano en la Plaza fray Andrés de Castro, y ahora deja su domicilio de muchos años en la calle Leona Vicario del Barrio de Santa Clara.

 

En fin, se nota que en el Archivo Histórico de Toluca soplan vientos de cambio.