Violación a los derechos humanos en tiempos del Covid19

Views: 676

El 1 de abril de 2020, el tribunal del Distrito Léninsk de la República de Sajá declaró culpable a un testigo de Jehová de nombre Ígor Ivashin y le puso una condena condicional de seis años de cárcel por hacer valer el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, a saber, su derecho a tener sus propias creencias, a tener y practicar su religión. Ígor pudo regresar a su casa, pero podrá ser encarcelado de inmediato si, durante el tiempo que dura la sentencia, se le acusa de violar el código penal por sus creencias religiosas, lo cual representa una seria violación a los Derechos Humanos.

Tanto el Consejo Permanente de la OSCE como Estados Unidos han hecho declaraciones en las que manifiestan su preocupación por el maltrato del gobierno ruso a este grupo religioso. Alexéi Navalni, político ruso y abogado, reconocido debido a su militancia social, declaró: “Están encarcelando a la gente simplemente por creer en Dios”.

Marcos Moreno, portavoz de los Testigos de Jehová, declaró: “Ante la convulsión mundial por el Covid19, las personas buscan la unidad, la fraternidad y la inclusión para sobrevivir a esta amenaza sin precedentes y nos entristece aun más, en medio de tanta incertidumbre, enterarnos de la persecución y la violación a los derechos humanos que sufren nuestros compañeros. El Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU publicó un documento de 12 páginas donde denunció a Rusia por el arresto y la detención arbitraria de los testigos de Jehová. Actualmente hay 42 testigos de Jehová rusos en prisión por practicar su religión. Aunque la confiscación de cada vez más propiedades de los testigos de Jehová en Rusia es un hecho lamentable, la principal preocupación es el sufrimiento de personas inocentes que están siendo perseguidas por practicar su fe pacíficamente”.