Xóchitl

Views: 308

In Xochitl in cuicatl  flor y canto es una  expresión náhuatl con la que se designaba la poesía en el mundo prehispánico mexicano. Aves y flores  (delicadeza y musicalidad)  fueron símbolos imprescindibles para expresar la palabra florida ‘La poesía’ y, en general el arte.

Nezahualcóyotl lo expresa  en Lo comprende mi corazón.

Por fin lo comprende mi corazón:
Escucho un canto,
Contemplo una flor:
¡Ojalá no se marchiten!

 

Y en No acabarán mis flores:

No acabarán mis flores,

No cesarán mis cantos.

Yo cantor los elevo,

Se reparten, se esparcen.

Aun cuando las flores

Se marchitan y amarillecen,

Serán llevadas allá,

Al interior de la casa

Del ave de plumas de oro.

 

Miguel León-Portilla en su obra Nezahualcóyotl poesía y pensamiento menciona que, como el mismo Nezahualcóyotl lo apunta, el corazón de quien ha descubierto las flores y cantos ha nacido para cantar y puede acercarse al misterio de los dioses y los muertos.

En nuestra cultura, las flores son símbolos de  celebración y muerte. Las de cempasúchil, por ejemplo, adornan las tumbas y, con su  fragante aroma guían a los muertos hacia la ofrenda.

Las flores no sólo han fungido como una pieza ornamental sino también han sido materia de inspiración para innumerables  artistas a lo largo de la historia de la humanidad.

Es menester mencionar que los principios activos de las plantas medicinales son útiles para el tratamiento de enfermedades en todo el mundo y desde tiempos antiguos.

Las plantas aparecieron en abundancia durante el periodo silúrico de la era paleozoica. Se piensa que su ancestro común fueron las carofitas, algas verdes antiguas que con la ayuda de la biología molecular se ha demostrado su similitud mediante secuencias similares de nucleótidos.

Los tres tipos de plantas (gimnospermas, helechos y plantas con flores o angiospermas) tienen un papel ecológico fundamental, pues gracias a estos organismos se lleva a cabo la fotosíntesis, proceso por el cual se obtienen dos productos indispensables: la glucosa y el oxígeno. Por lo tanto, sin ellas no sería posible la vida sobre la tierra.