YAKAMPOT le dice adiós a su creador…

Views: 316

En la escena de la  moda nacional nos hemos empeñado mucho, nos hemos fijado poco, y hemos admirado menos, surgen nombres cada que se estrena una película y hay que vestir a algún [email protected] de televisión de brillos y lentejuelas, pero también hemos visto resaltados nombres de los ya intactos integrantes de esta creciente y renovada industria textil y de moda en México.

Originario de Chiapas, Francisco Cancino, estudia Diseño Gráfico y posteriormente se muda a CDMX para estudiar diseño y publicidad, lo que le da la plataforma para inclinarse al mundo de la moda, desde sus orígenes y siempre interesado por las raíces y el proceso orgánico de fabricación de las prendas, siempre respetando esas texturas que emiten sombras de las manos artesanas que lo elabora, desde mi trinchera; siempre he pensado que la industria de la moda en México, sí tiene renombre y sí, también está en pleno desarrollo, pero también tiene un punto de quiebre importante.

Y es que debido a que están solidificando sus bases, la distribución la compra/venta de las prendas, es complicada. No estamos hablando de marcas que se extiendan a lo largo y ancho del país, sino de marcas que bajo los estatutos de un SHOWROOM o de pequeñas muestras en un sector selecto, se reducen el número de piezas, la fabricación y hasta la materia prima.

Por eso mismo creo que aquellos que no han  quitado el dedo del renglón en seguir dándolo todo por la industria, que trabajan y proponen, tiene un valor inigualable, que pocas veces estamos dispuestos a pagar, hay que decirlo: los precios son poco comunes para el consumidor fast fashion mexicano, Cancino ha trabajado bajo el estandarte de dos marcas: una y su más grande ejemplar: YAKAMPOT, desde la cual se ha caracterizado por piezas con estilos muy etéreos, las prendas de Yakampot son elaboradas a mano, por artesanas de 45 comunidades indígenas del país, lo que le otorga a esta marca un valor agregado y cultural fascinante, trabajar siempre con la experimentación textil, teñido artesanal, bordado y rescate iconográfico, para poder proyectar estos procesos artesanales a nivel global es lo que ha hecho del nombre de éste artista un icono de la creciente Industria de la moda en México.

Su otra gran creación va en tenor de las novias, como director creativo de una tienda de vestidos de novia, diseños exclusivos e inspirados en cada mujer mexicana, TRISTÁN E ISOLDA, de la mano de José Alfredo Silva, que juntos le han dado un trato especial a la marca y han logrado consolidarla bajo el estilo característico de Cancino, muy en conjunto con la originalidad de la iconografía mexicana, y proponiendo, siempre, desde la funcionalidad y la comodidad.

Después de casi 10 años con YAKAMPOT, recientemente el diseñador anunció que dejaría la marca debido a proyectos en puerta, dándole paso a otra mente creativa al frente de la marca,  Huguette Hubard, diseñadora educada en Central St. Martins, quien ha sido consultora creativa de la marca durante 5 años, sin duda los nuevos inicios son un despliegue de oportunidades y nuevos retos, de los cuales seguro Francisco está ansioso por ver, de ahí que surgen nuevas caras y rostros frente a nuestros representantes nacionales, que así como nuestras flora y fauna particulares, evolucionan, mudan raíces y maduran sus colores.

 

Quiero compartirles que estoy profundamente agradecido por esta oportunidad que trajo consigo un importante aprendizaje personal y profesional del negocio de la moda, un trabajo que me ha hecho inmensamente feliz. Dicho esto, y con muchísimos sentimientos encontrados, es mi deber anunciarles que a partir de hoy dejo mi puesto en este maravilloso proyecto que tantas satisfacciones me ha dado.- Francisco Cancino