Agridulce fin de año

Views: 459

 

Fin de año más agrio que dulce.

 

No se impone que estemos aquí y con vida, se queda en el fondo del vaso del alma, la lágrima por el recuerdo de las y los que se fueron en el transcurso de los doce meses, de la ausencia de los que hace un año nos deseaban Feliz Navidad y sano Año Nuevo.

 

Yo les digo que desde donde estén nos vigilen, nos cuiden y sigan queriéndonos. Que sepan que no los olvidamos, que nuestra vida se ha vaciado sin su presencia.

Cierto que para allá vamos, que sabemos que desde el nacer nos dirigimos a morir, que es ley de la vida que todos, algún día nos tenemos que ir, pero ¡ah chirrión!, ¿Por qué los quisimos tanto que aquí y ahora el frío de su ausencia nos cala hasta el fondo del alma?

 

Se fueron y la ausencia de su presencia es gota amarga que cae en el terrón de azúcar del Nuevo Año.

 

Como si nos hubieran quitado un pedacito del corazón. Como si parte del gusto de vivir se hubiera ido con ustedes. Ya no verla, no verlo, ya no sentir el perfume de sus afectos ni oír su voz que te vaya bien este año. 

 

Cómo dolió despedir a aquella querida presencia, que tanto significo en nuestro ser y estar.

 

Cierto, el nuevo año es renovación de esperanzas, optimismo, deseo de luchar y ser mejores y aunque la lagrima vaya surcando la mejilla con el recuerdo de ellas y ellos debemos, yo les deseo Feliz Año Nuevo.

 

… Y ojalá a todos nos vaya bien.