Ayer se me perdió…

Views: 850

Unicornio Azul, se trata de una canción diseñada, escrita e  interpretada originalmente por el cantautor y activista cubano, Silvio Rodríguez. Él mismo contaba en algún momento que a finales de  1981 escribía canciones con las preocupaciones puestas en el mar, pero de ahí pasamos a que el unicornio azul se perdió y era necesario para el autor iniciar su búsqueda. Sin duda, un motivo llamativo para la especulación de un verdadero o tal vez oculto significado de la canción. Habría que comenzar por lo más trivial o evidente, Unicornio Azul forma parte del disco Unicornio, que Rodríguez publicó en 1982, en él podemos también disfrutar de temas como La Maza, Canción Urgente para Nicaragua y Por quien merece amor.

Sería importante también situar en contexto pues corrían momentos en que Estados Unidos realizaba amenazadoras maniobras navales alrededor de Cuba. En aquella ocasión la excusa parecía ser el no permitir un posible apoyo material del pueblo cubano a la liberación de El Salvador, y en general a la secularmente sufrida Centroamérica, así lo expresaba el mismo Silvio cuando se refería a sus escritos respecto al origen de su canción Por quien merece amor. Ahora bien, en el disco mencionado la canción de aquel que se me perdió aparece titulada como Unicornio, sin embargo la gente lo amplio y popularizó como El Unicornio Azul.

Pero qué puede haber de misterioso atrás de este tema, claro más allá del misticismo o significación que sobre un personaje que además de tener un cuerno es de color azul. El mismo Rodríguez ha comentado que se inspiró en el poeta y revolucionario salvadoreño, Roque Dalton, nacido y criado en el ala más privilegiada de la sociedad salvadoreña, fue hijo de un empresario estadounidense a quien pudo conocer hasta haber cumplido los 17 años, sin embargo fue su padre quien pagó su educación básica y secundaria en los mejores colegios católicos de San Salvador. Él mismo lo mandó a estudiar Derecho a la Universidad Católica de Chile, una vez egresado. Sin embargo, al llegar a Santiago, en 1953, Roque Dalton eligió dejar la religión de lado y estudiar en la entonces reformista Universidad de Chile.

Allí se formó más que en el derecho en el marxismo, relataba: Me puse en contacto con los comunistas, tuve amigos comunistas, y al principio sin saber que lo eran, luego con un poco más de conciencia, por lo menos di un paso de avance en Chile y de católico conservador que era pasé a ser un católico progresista, un social-cristiano; en ese momento, esa corriente de pensamiento en Chile me pareció sumamente atractiva.

A finales de los sesenta se Dalton refugió en Cuba donde coincidió con el cantautor. El mismo Silvio contaba que a partir de ahí surgió una profunda amistad, la cual no se vio interrumpida cuando a inicios de los 70s el poeta decidió volver a su país y formar parte del Ejército Revolucionario del Pueblo. Según Silvio, un pariente de Roque le dijo que, en medio de las montañas salvadoreñas, trotaba un unicornio azul, metáfora que utilizó el artista para homenajear a su amigo quien falleciera en circunstancias extrañas en 1975.

Hablando un poco de Dalton habría que mencionar que fue parte de la guerrilla salvadoreña y fue acusado de colaborar con la CIA para detener la revolución en su país, por lo que fue sentenciado a muerte. No hay pruebas de que el poeta y guerrillero fuera un doble agente, todo parece indicar que más bien se trató de un montaje hecho por algunos de sus compañeros que pensaban diferente a él. Así es que Silvio Rodríguez, escribió el Unicornio en honor a su amigo Roque Dalton y gracias a eso disfrutamos de una canción hermosa que forma parte del repertorio clásico de lo que ahora conocemos como la Nueva Canción Latinoamericana, y más específicamente la Nueva Trova Cubana.