+ Camino que Debemos Evitar ¿En Qué Momento se Jodió México?

Views: 2524

La frase

Un minuto de aplausos fue el mejor reconocimiento a una de las mejores novelistas españolas

ALMUDENA GRANDES

 

SUCEDIÓ EN LA APERTURA DE LA FIL

“La FIL ha sido ave de tempestades que ha sorteado dificultades y amenazas”, dijo Raúl Padilla Lópezs para luego reivindicar el carácter revolucionario de la lectura y la vocación de la Feria como un espacio desde donde “se ha defendido la libertad de pensamiento. “Es el momento de defender los libros y la cultura, de acuerpar a los editores. Lo que importa son los libros”, concluyó Padilla.

Ricardo Villanueva Lomelí, rector de la U de G  rindió un reconocimiento a los integrantes de la comunidad universitaria que participaron en la respuesta dada a la pandemia por la covid-19 en el estado, y reiteró que la universidad “siempre ha estado abierta al diálogo contra las ofensas del gobernador”.

Diamela Eltit pronunció un discurso fruto de “flujos de memoria que traen a mi mente sucesos imposibles de encadenar de manera lineal”, donde recordó su visita a Guadalajara para la entrega del Premio Rulfo a Nicanor Parra; sus lecturas de la obra de Juan Rulfo, sus nociones de la literatura. También hizo un llamado a “desbiologizar las letras, hay que fijarse en las poéticas, no en las biologías”.

El encargado de declarar formalmente inaugurada la Feria fue Sergio Ramírez, quien se encuentra exiliado de Nicaragua por ser perseguido del régimen. El nicaragüense habló de su país a partir del poema “Alta traición”, de José Emilio Pacheco, y dedicó un homenaje a los libros y su biblioteca, que describió como “un bosque donde ahora todo está en silencio. Los libros están exiliados en su propia soledad”.

Sergio Ramírez

Un murmullo de sorpresa recorrió silla por silla del auditorio Juan Rulfo, de Expo Guadalajara: desde el atril del presidium, Raúl Padilla López informó la noticia que, desde el recinto ferial, comenzaba a sacudir a lectores de todo el mundo: la escritora española Almudena Grandes había muerto.

Raúl Padilla

Adiós.- Así de simple, de sencillo, le decimos y comentamos el fallecimiento de una de las mejores novelistas españolas contemporáneas que supo abrirse paso con una historia, atrevida para el momento, y que fue su camino iniciático para alzar la mano y decir aquí estoy. Se trata de Almudena Grandes, quien el sábado 27 dejó este mundo para gozar en la otra vida los triunfos que logró con su escritura y de su transcurrir por el mundo en donde aún nos encontramos.

La novela que le abrió el camino lleva por título Las edades de Lulú, 1989, hace 32 años ya que la publicó, de corte eróticofino, con algunas escenas fuera de los común para deslumbrar a los jurados que leyeron y dictaminaron a su favor para concederle el premio Sonrisa Vertical, no sólo se quedó ahí este texto sino que se movió como se mueven las historias que tienen vida propia y al año siguiente en 1990, Bigas Luna le pide filmarla, y escribe el guión para llevarla a la pantalla grande.

La protagonizaron Francesca NeriÓscar Ladoire, y las conocidas María Barranco y donde empieza a despuntar Javier Bardem. La actuación de María Barranco le valió conquistar el Goya a la mejor actriz de reparto. Ahí es donde desarrolla Almudena su visión para dar un giro a su escritura y hacer realmente lo que cada autor desea dejar por escrito: La Guerra Civil Española 1936-1939. Al mismo tiempo lejana, pero cercana por los textos que se están editando en esta parte del siglo XXI.

Fue de las pocas mujeres que supo encontrar su lugar en este mundo, desde pequeña en la vida de los adultos. En su casa, los hombre apasionados del futbol de los domingos, prohíben a los niños hablar o hacer ruido, les dan para que se entretengan colores para dibujarAlmudena no es hábil para ello, le indican que escriba algo para pasar las dos horas mientras ven el futbol.

Ahí están los inicios de esta autora que toma como base a las mujeres para que ellas sean las protagonistas de sus relatos, citamos ya Las edades de Lulú, de erotismo llevado al extremo y ahora Malena es un nombre de tango, 1994, donde ambienta la historia de esta mujer y su gemela durante tres décadas, donde viven y son testigos de los cambios y transiciones que vivió su país. Es aquí, donde se asoma tímidamente su potencial como escritora.

El corazón helado, 2007, extensa, pero a la vez grandiosa novela de 919 páginas se atreve a enlazar ya no historias de mujeres, sino que su visión se amplía más allá del manejo de dos personaje, con dos familias que evocan su pasado del período después de la Guerra Civil y cómo va a influir en la vida de los que se quedaron, las explicaciones de esta conducta y lo que les espera en el siglo XX y los primeros años del XXI.

En el 2011 vino a nuestro país a la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, el 30 de noviembre de ese año, hace 10, donde tuvimos la fortuna de escuchar su voz fuerte, grave, sonora en donde agradecía infinitamente este galardón, sucedió a Claudia Piñeiro, a la que se lo otorgaron por Las grietas de Jara y a ella por su libro Inés y la alegría2010, el jurado lo integraron Yolanda Arroyo Pizarro, Malena Mijares e Ignacio Padilla.

A no dudarlo, la extrañamos, por su voz, por su rotunda presencia, por sus conocimientos, por su caminar en los pasillos de la FIL, por su estancia en el Hilton, donde nos saludamos varias veces y platicamos de su literatura. Salud Almudena, pronto nos encontraremos en otros lugares, descansa en paz.

Camino que Debemos Evitar ¿En Qué Momento se Jodió México?

En la novela “Conversación en la Catedral”, del escritor universal Mario Vargas Llosa, se cuestiona el premio nobel de Literatura ¿“en qué momento se había jodido el Perú?, pero podríamos asumir que en realidad se trata de una crítica al fracaso latinoamericano cuando opta por las dictaduras militarizadas populistas, como ha sucedido en Cuba, Venezuela, Paraguay, Bolivia, Argentina, Perú, Chile, Panamá, Brasil, Nicaragua, y que asoma peligrosamente en México, por lo que se trata de un camino que debemos evitar a toda costa.

Lo que es un hecho en el México actual es la militarización de la vida nacional, como sostén del régimen autoritario y populista que impone el presidente Andrés Manuel López Obrador, desmontando todo el andamiaje del sistema democrático que se forjó en la década de los ochenta con la Reforma Política impulsada por Jesús Reyes Heroles, y que cobró plena vigencia con el arribo del nuevo milenio, al concretarse la alternancia política en el poder presidencial.

AMLO

Al tiempo que se ataca a toda la estructura democrática de la división de poderes, de los órganos autónomos del Estado Mexicano, a las universidades públicas y a todo el conocimiento, la educación y la investigación, a la libertad de expresión, a la transparencia y rendición de cuentas, y a la pluralidad política, se fortalece el aparato militar y de las fuerzas armadas como mecanismo de control y de dominio para asegurar la continuidad transexenal de la Cuarta Transformación.

Es así que a las fuerzas armadas mexicanas se les han otorgado facultades y poderes que están fuera del marco constitucional, como el control de la obra pública federal, la administración de los puertos y las aduanas, la operación de la seguridad pública del país al asumir el manejo de la Guardia Nacional, la distribución de los programas sociales, la construcción de obras como la refinería de Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucía, el proyecto interoceánico, el Tren Maya, las sucursales del Banco del Bienestar y los cuarteles de la Guardia Nacional, para posteriormente usufructuar la operación y las utilidades, en beneficio directo de los militares. Con ello, México sigue generando desconfianza.

Todas las instituciones que tienen que ver con la democracia,  las libertades, la transparencia, la educación y los derechos de los mexicanos, son atacadas sistemáticamente para someterlas a un control estatista antidemocrático, como son la CNDH, el INE, la INAI, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, los Poderes Legislativo y Judicial, el Conacyt, la UNAM, el Coneval, el INEGI, las organizaciones empresariales, los medios de comunicación, las organizaciones sociales y los partidos políticos. Se busca imponer una sola voz.

Así como Mario Vargas Llosa se pregunta ¿en qué momento se jodió el Perú?, el analista latinoamericano, Andrés Cañizalez se cuestiona igualmente ¿en qué momento se jodió Venezuela?, al comentar el foro, bajo la categoría de desdemocratización, en el que se ha comenzado a reflexionar, con una mirada de largo plazo, sobre el por qué Venezuela llegó al nivel actual de deterioro político e institucional. En México ya asoma el peligro de la hiperinfalción incontrolable.

Los especialistas estudian lo que ocurrió en el país sudamericano, luego de que apenas hace cuatro décadas era colocado como ejemplo de un modelo democrático, en medio de una Sudamérica regida por gobiernos militares, y que actualmente se encuentra en los últimos lugares de los diferentes índices especializados en libertades, democracia y estado de derecho, que es justamente el camino que ha emprendido México de la mano de la Cuarta Transformación.

La democracia pactada en Venezuela funcionó bien en sus tres primeros lustros. Garantizó el voto universal, promovió reformas sociales, ofreció educación pública y modernizó a Venezuela, pero con el boom petrolero llegó también el desbarajuste; los presupuestos públicos se multiplicaron y se extendió la corrupción. Hacer política en Venezuela pasó a ser sinónimo de enriquecimiento.

Los especialistas coinciden en que la destrucción de la democracia en Venezuela es responsabilidad del chavismo, pero la llegada de Chávez al poder y la conexión popular con su proyecto de cambios radicales, fue posible en la medida en que ya el sistema democrático estaba erosionado y eriosionándose, exactamente tal como sucedió en México antes del triunfo del obradorismo.

Ahora México va en ruta directa al desastre democrático para la instauración del populismo autoritario, centralizador del poder político, presupuestal y económico, bajo el dominio de una sola voz, la de un presidente arropado por el Ejército.

Apenas el 20 de noviembre, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, en la ceremonia oficial del aniversario de la Revolución Mexicana, lanzó un llamado a todos los mexicanos a unirse al proyecto de la Cuarta Transformación y trabajar en un mismo objetivo.

Especialistas, académicos y legisladores alertaron de inmediato: muy preocupante, no hay memoria de General algunoapoyando abiertamente un proyecto político, cuando campean violencia, la pobreza, el desempleo y la antidemocracia.

Lo cierto es que tanto en el ámbito nacional como en el internacional se preguntan ya ¿en qué momento se jodió México?, ¿no le parece a usted, estimado lector?