Cómo golear al rival con un 1-0

Views: 749

Este 29 de Septiembre se jugaron los últimos partidos de la presente jornada de la UEFA Champions League. Sin duda uno de los encuentros más atractivos fue el Juventus–Chelsea.

El actual campeón de la Copa de Europa visitaba a la Vecchia Signora en un duelo por la cima del Grupo H. El cuadro italiano llegaba sin dos de sus jugadores más importantes; Paulo Dybala y Álvaro Morata mientras que los londinenses llegaban sin Mason Mount y Christian Pulisic.

El equipo local se paraba con un 4-3-3, formado por Szczesny en el arco, Danilo, Bonucci, De Ligt y Álex Sandro en defensa; el mediocampo lo conformaron Rodrigo Betancourt, Manuel Locatelli y Adrien Rabiot mientras que en el ataque llegaban Bernardeschi y Chiesa jugando como puntas y Cuadrado quien pasó gran parte del encuentro retrocediendo.

Chelsea llegaba con un 3-4-2-1; Mendy en la portería; Rudiger, Thiago Silva y Andreas Christensen formaban la línea de tres centrales mientras que Marcos Alonso y César Azpilicueta jugaban como carrileros; el mediocampo estaba conformado por Mateo Kovacic y Jorginho en el centro y Hakim Ziyech y Kai Havertz jugando atrás de Romelu Lukaku.

El partido comenzó de manera un tanto predecible, con un Chelsea propositivo y una Juventus reactiva; los de Massimiliano Allegri le cedían la pelota al rival y esperaban a que éste adelantara líneas para robarle la pelota y buscar contraatacar, consiguiendo así poner en peligro el arco del Chelsea apenas comenzando el encuentro.

Los de Thomas Tuchel trataban de conducir el balón en campo rival para hacérselo llegar a Romelu Lukaku quien buscaba recibir a espaldas de la portería, pero una falta de fluidez entre líneas por parte de sus compañeros y el gran partido de los centrales de la Juve no le permitían encontrar oportunidades de gol.

Los locales siguieron apostando a jugar a la contra y a aprovechar la velocidad de Federico Chiesa lo que permitió que encontraran jugadas de gol importantes, sobre todo luego de un contragolpe orquestado por el mismo Chiesa que le gana en velocidad a los centrales rivales para lanzar un disparo que apenas pasó a un lado de la base del segundo poste de Mendy.

Culminó el primer tiempo con un marcador en cero; sin embargo, rápidamente comenzando la segunda mitad el equipo italiano abrió el marcador luego de una gran jugada en la que Bernardeschi aprovecha un movimiento de ruptura por parte de Chiesa para asistirle y que finalizó de manera perfecta el joven delantero italiano.

Una vez abierto el marcador, el equipo italiano comenzó a sentirse más cómodo asentado en su propia cancha mientras que los visitantes insistían buscando a Lukaku y a Ziyech quien trataba de orquestar el juego ofensivo pero con poca eficacia.

Tuchel trató de ajustar y apenas al minuto ‘62 realizó una triple sustitución ingresando al campo a Hudson-Odoi, Chalobah y Loftus-Cheek a cambio de Ziyech, César Azpilicueta y Jorginho.

El resto del encuentro se jugó con la misma tónica hasta que por fin Lukaku le gana la posición a Bonucci, el mejor del partido en mi opinión, para sacar un potente disparo que se fue por arriba del travesaño de la portería.

Finalmente el árbitro español Gil Manzano pitó el final del partido con una importante victoria para los de Turín en un emocionante 1-0 entre dos equipos que manejan a la perfección dos estilos diferentes de futbol; en esta ocasión prevaleció el juego defensivo de la Juventus que como dicen por ahí; sabe cómo golear al rival con un 1-0 y es que, aunque parezca una ventaja mínima, este tipo de partidos los sabe manejar el equipo italiano como ningún otro.

Gracias por leerme en Cancha reglamentaria.