CON JOHN LENNON EN LOS PORTALES

Views: 1500

En 1971, hace ya medio siglo, cuando vivíamos en Toluca una cuarta parte de su población actual, John Lennon nos sorprendía gratamente con su canción Imagine, que ha quedado tatuada en mi generación y muchas más. Con la letra de su amada Yoko Ono, esta fabulosa composición se convirtió en el sello distintivo de Lennon, que si bien fue lanzada el 11 de octubre de 1971, fue hasta casi una década después, con el lamentable suceso de su asesinato, que la canción fue adoptada como una especie de himno de paz y de unidad de toda la humanidad, que se reproduce en fechas y momentos significativos. La magia de un genio como lo fue John Lennon.

 

Siguiendo con la Real Navy cuyo buque insignia son The Beatles, también despuntaba a fines de los sesentas otro favorito: Elton John con su álbum Empty Sky y sus éxitos Your Song en 1970,  Goodbye Yellow Brick Road en 1973 y en 1974: Bennie and the Jets.

 

Además, el género musical brasileño Bossa Nova, surgido a principios de los sesentas, de inmediato penetró en nuestro país de la mano de Sergio Mendes y su Brasil 66 con el disco producido por Herb Albert con canciones como: Más que nada, Agua de Beber y O’Pato, entre otras. El Mundial de México 70, en donde se coronó Brasil como campeón del mundo, reafirmó todavía más ese hermanamiento entre Brasil y México a través de la música y del futbol.

Quien no recuerda también al brasileño Roberto Carlos con su nostálgica Detalles, lanzada en 1971 repetida constantemente en las estaciones de radio de aquella época: Radio 590 La Pantera y Radio Éxitos. También en 1971 adoptamos a la compositora, cantante y pianista Carole King y su álbum Tapestry que incluía su gran éxito You’ve Got a Friend.

La música es el ingrediente principal para trasladarnos a vivir y sentir distintas épocas de nuestras vidas, y por supuesto, que en aquel memorable año de 1971, en el amanecer de una nueva década, no nos podría faltar recordar el Festival Rock y Ruedas de Avándaro, símbolo de una Generación de jóvenes mexicanos. De esto les platicaré en mi próxima entrega dedicada especialmente a conmemorar los 50 años de esa magna concentración de energía, ánimo y unidad.

Les estoy platicando de ese Toluca añorado por todos, en donde almorzabas en Lerdo Chiquito, comías en Las Médulas (por allá cercanas a la escuela Miguel Alemán) y cenabas en Los tacos del Sol en lo que era la calle de 5 de febrero en el centro de la ciudad, en un local  entre la papelería Iris y la óptica de Don Carlos Hutchinson, un amable y alegre panameño que vino a encontrar destino a Toluca casándose con una guapa y distinguida mujer toluqueña; también en ese grupo de jóvenes panameños, que recorrerían Los Portales, estaban los famosos hermanos Fernández Iglesias y la saeta William de Souza, los tres, fueron jugadores del equipo de fútbol americano Potros Salvajes de nuestra querida Universidad Autónoma del Estado de México.

El Toluca de los 60’s y 70’s con su famosa fuente de sodas ubicada frente a la alameda y que todos conocíamos como el Park; también muy cerca de aquel mítico carrito cuyo nombre era: Adiós tu presumida en donde el carismático chaparrito, nos ofrecía sus ricas nieves de vainilla, fresa, rompope y flor de nata.

Decía mi abuelo: Eran tiempos en donde los perros se amarraban con longaniza y no se la comían. Toluca empezaba en el monumento a la bandera y terminaba en la cama de piedra de oriente a poniente y de norte a sur del cerro del Toloche y el cerro de la Teresona y al sur la glorieta de Colón y la zona militar.

El Facebook de ese entonces eran Los Portales en donde desfilaba lo más granado de la sociedad luciendo sus mejores prendas. El Twitter toluqueño era la alameda, en donde todos los domingos ya sea a pie o en coche, se daban cita los jóvenes para intercambiar sus anécdotas vivencias, chismes y por supuesto, tratar de ligar. Entonces decíamos: Vamos a dar el rol.