COPARMEX: AUTOS CHOCOLATE DAÑAN AL MEDIO AMBIENTE

Views: 1163

Los vehículos usados que son importados de manera ilegal a nuestro país al no cumplir con la Ley Aduanera son mejor conocidos como “autos chocolate”.  En días recientes el presidente de la republica manifestó en Baja California la intención de regularizarlos, una propuesta que es un delito, tal y como se acredita en 19 procesos de regularización en periodos de 1979 a 2011.

Lo anterior implicaría legalizar el contrabando y fomentar la competencia desleal en una industria estratégica para México y gravemente afectada por la pandemia como lo es la automotriz.  Además de que lo complejo que este tema resulta para los habitantes de la franja fronteriza del país y para el Medio Ambiente.

Ya lo ha manifestado en rueda de prensa la COPARMEX Estado de México en voz de Jesús Trigos  y AMDA  con María de los Ángeles Arriaga , sobre  el impacto devastador de una medida como esa y la urgente necesidad de lograr que en México impere el Estado de Derecho.

Como lo ha advertido la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), la introducción y comercialización irregular de vehículos usados procedentes de los Estados Unidos es un tema discutido por décadas. La importación de autos esta permitida siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos por la ley. No obstante, los autos chatarra que llegan al país no tienen papeles y se pueden relacionar con actos delictivos. 


El argumento es que existen varios riesgos e impactos que podría provocar la medida del presidente Andrés Manuel López Obrador, empezando por un golpe al sector automotriz, uno de los más afectados por la pandemia. En el mercado nacional se vendieron 428,312 vehículos ligeros durante enero-mayo 2021. Esto está 19.8% por debajo de los niveles registrados en enero-mayo 2019. La producción total de vehículos ligeros está 19.7% por debajo de los niveles vistos en el mismo periodo previo a la pandemia.

No se pude  esperar que la recuperación del sector automotriz en México dependa exclusivamente del repunte del sector estadounidense que se prevé ocurra hacia finales de 2022.  Tampoco deben perderse de vista las presiones que enfrenta, como es el incremento del precio del acero (que alcanzó su mayor nivel en 7 años), el desabasto de semiconductores (chips) en el mercado global o los procesos laborales para renovar contratos colectivos entre sindicatos y empresas como parte de lo establecido en el T-MEC.

La competencia desleal que representa la regularización de “autos chocolate” atentaría gravemente contra la recuperación de un sector clave para el país. La AMDA estima que podría implicar una caída del 39% en las ventas del mercado nacional.

Finalmente tiene afectaciones al Medio Ambiente, lo cual resulta incongruente que las autoridades promuevan acciones como el programa Sembrando Vida para fomentar la siembra de árboles y, al mismo tiempo, se aliente la introducción de automóviles al país que por sus elevados kilometrajes y antigüedad son altamente contaminantes.

En algunas zonas metropolitanas, las emisiones generadas por vehículos representan hasta un 60% de la contaminación total por partículas suspendidas gruesas (PM-10) y, lo más grave, es que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año mueren en nuestro país 14,700 personas a causa de enfermedades asociadas a la contaminación.

El gobierno debería de trabajar en una política orientada a incentivar e implementar sistemas de transporte público más eficientes y sostenibles en lugar de regularizar “autos chocolate” cuya antigüedad promedio ronda los 15 años de vida y que no cumplen con las normas vigentes como son la NOM-042-SEMARNAT-2003 y la NOM-044-SEMARNAT-2017.

Recordemos que México es uno de los países lideres en la industria automotriz. Es el séptimo lugar a nivel mundial de producción , cuarto exportador de vehículos ligeros , quinto de producción de autopartes y primer exportador de tracto camiones.