CRONICA DE UNA DERROTA ANUNCIADA.

Views: 1398

Tras la trepidante derrota del PRI  en las elecciones del 1 de julio, surge la necesidad de realizar una Profunda reflexión para la transformación del Partido Revolucionario Institucional, que no entendió en 72 años los cambios que vivió nuestro país y que le exigía el mundo. Como dijo René Juárez Cisneros en su discurso de renuncia a la presidencia del partido, “no cambiamos y nos cambiaron” y se necesita una “transformación, del tamaño de la derrota”. Lo cierto es que hoy se enfrenta a la disyuntiva de refundarse o refundirse, “reformarse o morir”, como diría un viejo adagio priista al caer contra el PAN en el año 2000.

Si bien, el proceso de edificación de la vida institucional y democrática de México es imposible entenderlo sin reconocer la participación activa y propositiva del PRI, se tienen que asumir una suma de errores con excesos de confianza y una estrategia fallida, traducidos en “Una crónica de una muerte anunciada”, obteniendo el peor resultado de su historia como desenlace.

Aterrizando la narrativa en el contexto del Estado de México comenzando a nivel federal podemos observar que el tricolor obtuvo de la contienda en coalición con el Partido Verde (PVEM) y Nueva Alianza (PANAL) un apoyo de un millón 548 mil 360 para Presidente de la República, contra 4 millones 369 mil 272 votos a favor de MORENA. Para el senado con solo un 24.33% de la votación, se posiciono en un lejano tercer lugar de las preferencias, sucumbiendo ante la colación “Juntos Haremos Historia” con MORENA, PT y MC, en la elección a Diputados Federales de 41 distritos se ganaron apenas 3  por mayoría relativa.

Para el tema de las elecciones locales, en el hipotético caso de haber competido en colación por las diputaciones locales (lo cual no se hizo), según el PREP en el Estado de México se hubieran obtenido un total de un millón 913 mil 466 de los sufragios  y un porcentaje de 27.5232% contra  un millón 453 mil 125 que obtuvo solamente el PRI ganando solamente un distrito de 45 por mayoría relativa. A lo anterior se suman 10 diputados locales de representación proporcional, por lo que en total la bancada priista será de 11 legisladores, representando solo el 14 % del congreso del estado. En los ayuntamientos sucede algo similar, con coalición suma dos millones 085 mil 270 con un porcentaje de 30.2357%, más sin en cambio en solitario obtuvo un millón 539 mil 691de los votos, conquistando solo 23 de los 125 municipios que contempla el territorio mexiquense. De haberse firmado el convenio de coalición con el PVEN y PANAL, en la legislatura local, no se estaría a la par que el PT, y muy probablemente otro escenario seria.

Será de vital importancia que todas las expresiones del PRI tengan el derecho, que es también el deber, de aportar, con ánimo constructivo y propositivo, a la reconstrucción de este instituto político, ya que la historia de México, no se concibe sin el Revolucionario Institucional.