DESERCIÓN Y DESINTERÉS EN LA NORMAL DE TENERIA, NO ATIENDEN SUS CARENCIAS

Views: 494

Por: José Contreras Contreras

 

A pesar de que la Educación Normal tenga ya 101 años en México, la Escuela Normal rural de Tenería en el municipio de Tenancingo en el Estado de México, sigue padeciendo falta de apoyo y atención a diversas carencias, que repercuten en problemas de deserción y desinterés en continuar sus estudios.

A 101 de la educación normal en México, la escuela normal rural de Tenería en el municipio de Tenancingo, Estado de México, se ha convertido en un pilar para la formación de docentes que a pesar de las carencias y las barreras para su aprendizaje es la única Escuela Normal rural de la entidad que subsiste como símbolo de resistencia y lucha social.

Alejandra Rodríguez, académica en la Escuela Normal número uno en Toluca, la educación normal rural es esencial para que estudiantes con pocas posibilidades de desplazarse encuentren un espacio de formación docente, así como también les permite construir vínculos con la comunidad a la que pertenecen para evitar el rezago y la desigualdad en cuestión educativa.

Mencionó que en México, la Educación Normal cumple 101 años, al resaltar que el 22 de mayo de 1922, el ex presidente Lázaro Cárdenas, inauguró en el municipio de Tacámbaro, Michoacán la primera Escuela Normal de México, que fue un símbolo de fuerza para la sociedad ante la culminación de la Revolución. Aunque en aquella época se fundaron 32 escuelas rurales, al día de hoy solamente se mantienen activas 17, de las cuales la de Tenería es un ejemplo de resiliencia ante la falta de apoyo y atención que se les ha dado.

“La Escuela Normal rural en cualquier parte de México es importante para que tengan acceso a la educación superior hijos de campesinos de escasos recursos que no cuentan con la facilidad de inscribirse en una institución de prestigio, además, gracias a su formación, pueden contribuir a que sus comunidades sobresalgan y luchen contra diversas limitantes, como es el analfabetismo”, resaltó.

Agregó que las Escuelas Normales son además un espacio en el que se evita la participación de jóvenes en problemas del crímen organizado y delincuencia, que coexiste considerablemente en territorios rurales. Como cifra mencionó que aproximadamente 80 por ciento de adolescentes que viven en dichas zonas, dejan de estudiar a partir de la secundaria y las bases académicas que tienen, no son suficientes para dedicar su energía a otro tipo de actividades o generar un pensamiento crítico sobre su entorno.

“El problema con las Escuelas Normales en zonas rurales es que se da mucho la creación de grupos que no desean estudiar sino más bien, desean deconstruir la imagen y la formación normal, participando en Bloques Negros o grupos similares. Aunque la lucha social es parte de la esencia e identidad normalista, a veces se confunde con otro concepto”, dijo.

Actualmente la Escuela Normal rural de Tenería tiene a más de 500 alumnos, los cuales son formados para ser licenciados en educación primaria, sin embargo detalla que en caso de que no se tenga apoyo de parte de autoridades educativas de la entidad para mejorar instalaciones, capacitar constantemente a los docentes, brindar apoyos a estudiantes con problemas en hogares y personales, la matrícula podría descender y se podría perder el espacio, como ha sucedido con varias en el país a lo largo del tiempo.