El Yo digital vs el Yo transhumano ¿un complemento?

Views: 685

Una fecha puede ser especial por muchos motivos y en ocasiones buscamos justificar nuestra existencia en función de los acontecimientos memorables que datan de cada momento, como parte de aquellos elementos que van conformando nuestra personalidad a lo largo de nuestra vida, por ello, un día como este uno buscaría recordar que conforme la religión católica se conmemora la Asunción de la Virgen María, significado que culmina el hito de la Salvación Divina por el hijo de Dios y el hijo del hombre, y el fin del origen desde la historia terrenal, no obstante, en esta ocasión, aprovecho el espacio para hacerme un autorregalo de cumpleaños con una reflexión existencial en el ámbito digital y el alcance de nuestras acciones conforme la técnica y la filosofía convergen para brindar un nuevo escenario de autodeterminación.

Realmente, la humanidad como especie desconoce tanto sus orígenes, su verdadera y sus alcances, de la misma forma en que también desconoce en gran parte la composición, origen y alcance del universo que le rodea, tanto material, como inmaterial; y, ello, ha provocado que haya llevado a cabo un proceso de descubrimiento como especie y colectividad, del funcionamiento de todo el mundo que le rodea a través de la técnica, entendida como aquella habilidad de identificar, organizar, replicar y hacer funcional hacia un resultado, lo cual, en esencia considero que se ha vuelto la clave de la evolución objetiva en cuanto al manejo de su entorno; y, por su parte, la filosofía se ha vuelto clave en el descubrimiento del pensamiento y sus alcances como un elemento indispensable de la autodeterminación, individual y colectiva, para hacer uso de la técnica como un medio para lograr su propia trascendencia. Sin embargo, si en el ámbito individual se vuelve complejo encontrar un propósito y misión, en el ámbito colectivo el descubrimiento se vuelve por sí mismo un fin que permite generar diversos estadios para encontrar la trascendencia esencial, mientras que el descubrimiento de la consciencia colectiva constituye una etapa encerrada en una serie de capas que son develadas en la medida que una situación anterior, se resuelve.

Si se estudia la convergencia del mundo de los hechos y de las ideas que a su vez son el eje a través del cual el conocimiento y la consciencia humana permiten la acción/percepción de las voluntades con el entorno, se abren infinitas posibilidades en torno a los alcances de lo que puede considerarse como “posible”, y que, inclusive puede redefinir y redimensionar todos axiomas y juicios de valor que hasta el momento consideramos como válidos para justificar la comprensión de nuestra realidad. A manera de ejemplo entre todas las teorías y doctrinas, quisiera señalar a manera de ejemplo La Lattice, este espacio que concentra la realidad y la apreciación del todo como una sola entidad que, en el marco de la “Teoría Sintérgica” de Jacobo Grinberg-Zylberbaum propone una explicación del funcionamiento de nuestra consciencia y la materialidad de las cosas, como una expresión vibratoria residual de una conciencia y energía superior, lo cual, representa la posibilidad de lo imposible y la imposibilidad de la posibilidad, constituyen a la vez una propuesta de solución al entendimiento y manejo de nuestra realidad conforme a la perspectiva hermética de la explicabilidad del orden fundamental, como es arriba es abajo, que a su vez, representa el marco de referencia existencialista de nuestra propia actuación en lo individual, lo colectivo y lo ambiental; y que, soporta la posibilidad de la existencia de una “Matrix” mucho más desarrollada de lo que en su momento se propuso a través de la película de ciencia – ficción y que hace uso de las diversas referencias religioso – espirituales en torno al origen, finalidad  y trascendencia del ser humano.

Se vuelve necesaria esta referencia científico – metafísica puesto que más allá del orden fundamental de las cosas, nuestra existencia cuenta con parámetros objetivos que hoy en día, nos muestran una serie de posibilidades en torno a nuestra propia determinación, a través de esos espacios de realidad objetiva que nos regala la técnica, a través de la tecnología, y que aquellos aspectos que en su momento eran magia pura, como las telecomunicaciones y las aplicaciones electro magnéticas, hoy son una realidad que facilita nuestra vida gracias a la comprensión, manejo y dominio inicial de nuestro entorno, y que abre la puerta a la reflexión en torno a nuestra verdadera naturaleza y sus alcances a través del uso de la tecnología, a partir del desarrollo de ideas tales como el metaverso, la bio conectividad y los avances transhumanistas del diseño de las características humanas.

Es por ello que hoy, en el Día de la Asunción de la Virgen María, una fecha de la cual se colgaba mi consciencia para buscar mis propias características que me definían como un ente especial (a partir de las necesidades del ego de visualizarme con un ente con un propósito especial, y ante la falta de referencias de otros sucesos relevantes como podría ser el día de nacimiento de un ser famoso como Alejandro Magno o Juan Jacobo Rosseau, sin que me complazca mucho la biografía de Napoléon Bonaparte).

A esta situación objetiva, quisiera sumar como elemento final los primeros principios que surgen con motivo de las implicaciones cuánticas de las cosas que, si las orientamos a la existencia de cada ser humano en cuanto a sus resultados y personalidad, nos presentan una paradoja sobre lo que es contra lo que pudiera haber sido, como tal una paradoja, pero que en el marco de la determinación de la existencia representan una sentencia afirmativa válida, puesto que, si bien creo que la definición de la personalidad es un proceso constante que se genera a partir de la apreciación de cada individuo contra su entorno y las personas que le rodean, constituye una derivación de la aplicación de la experiencia con el entorno combinada con los procesos de autodefinición en función de las ideas generadas con motivo del consumo de vivencias teóricas o prácticas que a su vez son diferenciadas a la luz de la conciencia interior, sin embargo ¿qué sucede cuando dichas experiencias y vivencias son susceptibles de ser abstraídas y programadas anticipadamente? ¿sigue existiendo la opción de un libre albedrío o una tolerancia al error en función de las posibilidades que abre la vida en su definición?

En ese escenario es cuando identificamos que el yo que se encuentra dentro de las consciencias humanas contenidas en órganos de carne y hueso, interactúan con el desdoblamiento del yo en los entornos sobre los cuales se interactúan, como lo es el entorno digital y la idea de un metaverso, que representa una primera barrera o medio con el cual interactúan nuestras consciencias, contrastado también, con la posibilidad de un mejoramiento anticipado ante la posibilidad e complementar y mejorar nuestros cuerpos con aplicativos biológico – mecánicos – electrónicos, mismos que, pueden permitir las barreras de la realidad, permitiendo no sólo que el proceso de crecimiento y maduración pase a un segundo plano frente a la posibilidad de alargar el tiempo de vida humana a través de mecanismos complementarios para el cuidado del cuerpo humano, o, que, si se suman con aplicativos biotecnológicos de transferencia de pensamientos y de consciencia, a partir de iniciativas como neuralink, pueden dar lugar a la concepción, como una posibilidad real de la inmortalidad de las personas ante la posibilidad de conservar las características de la consciencia inmaterial, insertándola en un cuerpo material, reuniendo nuevamente en un solo soy, al yo digital y al yo transhumano, considerando que ello, ya se volvería parte de lo humano, que eventualmente, brindaría referencia a lo divino, señalando una nueva reflexión hacia nuestra trascendencia puesto que como se refiere en la cultura popular ¿acaso no es lo que los dioses, al final envidian de los humanos, porque somos mortales y porque nuestra vida se traduce, se sintetiza y se puede justificar en cada instante, mismo que en cualquier momento puede ser el mejor y el último?

Hasta la próxima.