ELLA, CON SU NUDO GORDIANO

Views: 530

–A la cometa sin pabilo

 

No, no se le puede sacar en procesión

Los celos me matarían

Con tal solo ver las miradas de tanto feligrés

Que la despojan por más sagrada que sea, no.

Ella es pura, 

Lo dice la historia y está

bañada en oro de 24,

Flexible y más joven que nunca

Porque ese metal egipcio

le da una piel natural interminable

como si fabricara seda

con su saliva de colores

como una paleta de niños 

inventora de la menta y de la mente

en todas sus frecuencias, 

Como ella misma,

Resistente a todo

Y de nuevo, su cabello, que

Soporta con la dulzura de las Arqueras 

Que pueblan su alma de buena puntería,

Y así, se extiende en cierto amarre,

En todos los nudos de su espíritu

Que quema al sol, para variar

Sin soportar ningún panegírico

Incluido el Nudo Gordiano efervescente

Que desata todos los días

Mitad víctima, mitad héroe y

Sin un Monte Taigeto

Donde podría lanzar a gente que no son niños

Porque ella acepta a todos menos a los otros

Sobre todo, a esos cíclopes que guiñan el ojo con

El cinismo rancio para poder asesinarlos

Sin piedad, porque,

Ella puede con tan sólo 

una mirada

Hacer los nudos de los franciscanos

Ajustando el sayal,

Con sus tres nudos de

Pobreza, Obediencia y Castidad

Y hacerlos felices para que no sientan su ausencia

O los cinco nudos que representan

Los cinco estigmas del rey de los judíos.

Y sucede su sonrisa

Ocurre, acontece, aparece

E ilumina hasta los días de la canícula efervescente

Porque sobran los testimonios

Que de seguro no podrán entrar en Roma,

Porque cuando ella toca a alguien con su mirada

El colapso es instantáneo

Desde el candor más sutil

hasta la más

Intensa velocidad sanguínea

Que suscita a cualquier mortal

Que pasaba por ahí.