ENTRE RIQUEZA Y MARGINACIÓN LA SIERRA TARAHUMARA

Views: 1266

La Sierra Tarahumara, ubicada en el estado de Chihuahua, está formada por formidables barrancas y profundos cañones que albergan otras especies emblemáticas como el jaguar, el oso negro americano, la guacamaya militar, la cotorra serrana occidental o la salamandra tarahumara.

La Sierra Tarahumara es parte de la Sierra Madre Occidental, la cordillera más larga de México y unas de las zonas más biodiversas de América del Norte. Alrededor de dos tercios de la madera en pie disponible en México se encuentra en la Sierra.

El olvido de la sierra ha sido oficial, por muchos años a los encargados del desarrollo económico, social y rural del estado así como de la federación, no les ha interesado generar  actividad económica en la región para prosperar a la región. La estrategia gubernamental de atender el hambre y las carencias únicamente con programas asistenciales en un lugar tan alejado como la Sierra Tarahumara es un error, debe diseñarse un importante plan de infraestructura impulsada desde el Estado donde se generen fuentes de empleo y posteriormente se diversifique y detone la economía regional mediante el impulso al campo y a programas turísticos.

Además existen escasos proyectos en los diversos órdenes de gobierno para preservar la importante riqueza natural con la que cuentan;  si no fuera por la evidencia científica del proyecto Tarahumara Sustentable, impulsado por ONU Medio Ambiente, la sierra quedaría en total marginación.

El estudio del proyecto se basa  en especies endémicas, lo cual  ayuda a evaluar la salud de los ecosistemas y representa una herramienta clave para la toma de decisiones sobre la gestión del uso del suelo. Este proyecto se ejecuta  junto con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), y el respaldo financiero del GEF.

El componente científico del proyecto tiene como objetivo producir una evaluación ambiental confiable de los ecosistemas de la Sierra Tarahumara, considerando información sobre especies, cobertura vegetal, calidad del agua, cambios en el uso del suelo, degradación de los ecosistemas e indicadores socioeconómicos.

Hasta el momento se han registrado 3.271 especies de plantas, 470 de aves, 475 de invertebrados, 206 de mamíferos y 150 de reptiles. Los indicadores basados en la abundancia de ciertas especies son útiles para evaluar la salud de los ecosistemas. Los búhos moteados, por ejemplo, ayudan a monitorear la presencia de bosques antiguos, mientras que el venado cola blanca puede proporcionar información sobre los cambios en el uso del suelo.

Como parte del proyecto Tarahumara Sustentable, se ha implementado una plataforma de monitoreo e información con nuevos hallazgos y datos actualizados provenientes de diversas fuentes. También se produjo una herramienta de cartografía con al menos 200 capas de información. Ambos instrumentos de acceso abierto están diseñados para orientar la toma de decisiones sobre una amplia gama de temas de conservación.

También cabe señalar que en las últimas décadas, los cambios más dramáticos en la Sierra Tarahumara y en toda la Sierra Madre Occidental tienen que ver con los bosques. La deforestación se ha acelerado, los hábitats se han fragmentado y la densidad de los bosques se ha reducido. La tala ilegal y la producción de drogas van en aumento. La Sierra Tarahumara está inserta en el llamado Triángulo Dorado (que comprende los estados de Durango, Chihuahua y Sinaloa), donde se cultiva la mayoría de las drogas traficadas por los carteles, problema que de por si es lacerante en cualquier región del país.

La única manera de tener éxito en la conservación de la increíble riqueza de la Sierra es garantizando la participación de las comunidades indígenas y el respeto de sus propias ideas sobre la gobernanza ambiental.

Lo mejor de este proyecto es que, por primera vez, los tarahumaras pueden sentir que sus voces son escuchadas, las voces de las comunidades indígenas. Porque a ellos también les corresponde  decidir si despiertan y defienden sus áreas naturales, sus bosques, su agua, su tierra y su fututo.