+Entre tantas vicisitudes, ¿Sabrá Alito Moreno lo que es la cosa pública? Su PRI es de chisguete frente a los que hicieron Jesús Reyes Heroles, Ignacio Pichardo Pagaza, o Carlos Alberto Madrazo

Views: 2299

La frase:

Los partidos son un equipo de personas que tratan de controlar el aparato de gobierno.

DOWNS

 

EL PRI EN LAS MANOS DE ALITO

 

En latín existe la Rës Pública, que literalmente significa cosa pública, lo que en los actuales tiempos se conoce como esfera pública. Si profundizamos etimológicamente es el origen de la palabra república. Su uso se vincula a los actuales conceptos de sector público y Estado lo que tradicionalmente se conoce como bien común o procomún.

El Derecho Romano lo clasificaba muy bien, lo que no es privado es público, esto es de uso público como puede ser una calle o un puente. El conjunto de todo lo que no es privado tiene la connotación general de Estado, la palabra también distingue una forma de gobierno y tiene su base en la República romana.

Complemento de la explicación es referirse a la política y a sus actividades en general, o bien un sistema de gobierno de un Estado.

Ante todo lo anterior surge la pregunta:

¿Sabrá Alejandro Alito para los cuates Moreno Cárdenas lo qué es la cosa pública?

La diferencia entre el PRI bien amado y el PRI actual y en muchos de quienes la conforman, como Alito, es que predomina en ellos la ausencia de fondo político, del conocimiento a fondo de lo que significa política y por ello su mediocridad los lleva a trabajar no en favor del partido, sino en prosperar en lo personal, por encima del interés general que tiene un ente político, de obtener lo más que se pueda en el menor tiempo posible.

Si comparamos a Alito con Carlos Alberto Madrazo Becerra, con Jesús Reyes Heroles, con Javier García Paniagua, con Luis Donaldo Colosio, con Ignacio Pichardo Pagaza, con Beatriz Paredes Rangel o Mariano Palacios AlcocerMoreno Cárdenas no tiene alcances frente a ellos, políticamente hablando.

No dudo que eran o son muy habilidosos para buscar mejoría en sus carreras políticas, pero poseían una amplia noción de la cosa pública y una conciencia clara de las consecuencias de sus actos en los días por venir, quizá tomaban decisiones favorables a ellos en lo personal, pero poseían una alta percepción histórica frente al grupo que los acompañaba.

El único proyecto de Alito es el exceso de ambición personal y una ausencia total de proyecto político o ideológico en beneficio del partido y de quienes aún mantienen esperanzas y cariño a su partido.

Pero no sólo es Alito, aunque hay que reconocer que no se ha perdido todoconserva entre el 16 y el 20% del voto, esto es que como agencia de colocaciones, ha perdido mucho nivel, Alito podría ser recordado como el dirigente priista más perdedor en la historia del partido desde su fundación en 1929, nada más le quedan dos gubernaturasCoahuila y Estado de México, y hasta esas podría perder.

En cuanto a las colocaciones, sea mediante voto o no, le acompaña, aunque no en el PRI, sino en la Legislatura Federal como coordinadorRubén Moreira, una auténtica fichita de las que más han dañado al partido tricolor.

Y no sólo Rubén, sino también Humberto, la moderna y más totonaca versión de Caín y Abel, lo que nos permitió conocer el odio jarocho que Humberto le tiene a Rubén, con Carolina Viggiano la Secretaria General del PRI nacional, de la que públicamente dijo que no votaran como candidata a gobernadora de Hidalgo, ¡Qué bonita familia!

¿Usted considera que hay algún principio moral en esa tripleta?

El ex gobernador de Campeche llegó a la presidencia del PRI nacional, tras una elección conflictiva al interior del instituto político, puesto que en 2019 venció a personajes como la ex gobernadora de YucatánIvonne Ortega, la cual renunció a su militancia y se unió a Movimiento Ciudadano (MC); sin embargo, no fue la única renuncia al tricolor, pues a ella se unió el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro.

De acuerdo con aquella jornada electoral interna, Alito Moreno y Carolina Viggiano –quien terminó por perder la elección a la gubernatura de Hidalgo– obtuvieron el triunfo con 1 millón 603 mil 725 sufragios, lo que los colocó como presidente nacional y secretaria general, respectivamente.

Cuando ambos tomaron el mando del Revolucionario Institucional gobernaba 11 entidadesSonoraSinaloaCoahuilaZacatecasSan Luis PotosíHidalgoTlaxcalaEstado de MéxicoColimaOaxaca y Campeche; lo que posicionaba al partido como uno de los que más estados tenía a su cargo.

Ahora quedan Coahuila y el Estado de México; estas entidades nunca antes han sido gobernadas por otro partido político, por lo que son consideradas bastiones de poder, donde presumiblemente el tricolor tiene o tenía la facultad para posicionar a cualquier persona para obtener el triunfo en los comicios locales o nacionales.

Cierto el PRI consiguió volver al Ejecutivo local de Durango, el panorama no pinta sencillo o esperanzador, puesto que el próximo año volverán a desarrollarse procesos electorales, en los cuales estarán en juego dos gubernaturas con gran número de electores: Estado de México y Coahuila. Más padrón electoral en nuestro estado, que en el fronterizo.

Y fíjese lo que son las cosas o la suerte o el padrino de cada quien, ya que hasta el momento, el tricolor ha mostrado su respaldo a Alito Moreno, a pesar a que con menos derrotas el ex gobernador de SonoraManlio Fabio Beltrones, renunció a la dirigencia nacional en 2016, luego de que el partido había perdido de 12 gubernaturas durante el proceso electoral en 2015.

¡Hay priistas de primera y de segunda, no importa que el PRI se vaya al carajo!

En aquella ocasión, el ex senador de la República dio a conocer la noticia de su renuncia mediante una conferencia de prensa, en donde aseveró que toca hacer una pausa necesaria, pues consideró el descalabro como histórico, ya que había perdido bastiones como DurangoQuintana RooVeracruz y Tamaulipas.

Durante su disertación en las instalaciones del tricolor en la Ciudad de México, en compañía de gobernadores, dirigentes de sectores, organizaciones, legisladores y más personajes del priismo reiteró que se requería una profunda reflexión sobre los resultados.

Cosa que hasta la fecha, no se ha hecho.