GIRASOLES Y GIRALUNAS

Views: 188

(entre peros y paras, y para ti,

estos versos malversados, en modo avión)

…Otra vez tú

Con tus girasoles humanos

y con tus poros que se encienden

como chispas azules

cual purpurina estrecha

y que solo son apagados por tu propia voz

que como eco del boomerang danzante

vuelve a ti y a mí,

y otra vez tú

con tus héroes reales y de mentira profesional

Y otra vez yo

eclipsado y en la búsqueda

de giralunas

para servirte de algo,

al menos para alumbrarte algún camino,

porque las iluminadas como tú

no buscan, encuentran, un tropiezo de amante

nervioso

que pierde el paso

a pesar del bastón

nuevo y eterno

Y de nuevo tu voz

que congela y calienta

para que no pronuncies

nunca hasta ahora

lo que se dicen

todas las parejas de la historia

o del cine

o del teatro

o los escolares del barrio de menú y chupetes

Y luego y antes tú

frente a mí, y yo ya, resignado

y tiritas de emoción

soportándome,

con la paciencia de un coro de monjes,

Porque

No importa

la religión

pero para la paciencia

cualquier cosa podría ayudarte

en tiempos de sombrillas con frío

mientras me multiplico en varios

por ser la única forma de mantener;

Tu mirada sin parpadear,

cruzando los dedos y rezando

para que la distracción no te asalte

ni te tome

(Que te tome, pero cuando yo me vaya)

Y otra vez nosotros

enroscados y hechos una sola boca nocturna

que duerme poco

con el tiempo escaso

(Ya habrá tiempo para dormir)

Mientras tanto otra vez

Nosotros,

haciendo temblar al oxigeno

cuando entro en ti,

por casualidad y a propósito

con educación y oscuro

para ocultar la mirada

cerca a devorar

todo lo que yace bajo tu piel de piel sin tela

por supuesto

Con tus subtítulos en la frente

Y tu sonrisa de medio lado

Y tú sombrero de medio lado

Y tu cuerpo completo

Al que abraza todo mi ser,

para no quedarme atrás o al costado

Y entonces, la palabra entonces resucita,

con cierto sentido

y los relojes empiezan a perder el tiempo

y las almohadas botan a las cabezas intrusas

y de pronto por un segundo

nada nos importa…

por un segundo

Que lo venimos estirando años de años,

porque antes de mirarnos

por primera vez,

y no como Corín Tellado,

ya habíamos vivido todas las vidas,

todas

todas nuestras vidas

y todas las vidas gemelas

Contando la próxima.