Hacia la nada: el olvido

Views: 977

No soy lo que me sucedió,

soy lo que he decido ser.

Cayo César Augusto

 

 

Hace unas horas limpiaba la casa como una manera de platicar conmigo. Pensé no salir, quedarme escondida en el silencio de las habitaciones. Aprendo ser; dejo a la otra que escribió un pasado de vagas imágenes. Ensayo encontrarme con esta que busca sonreír por día.

¿Cómo debemos leer el pasado? No podemos negar una historia personal construida con el paso de los años sólo que me niego a vivir de él. El pasado, es un hecho inexistente, inasible para siempre. Diría el buen Heráclito, todo fluye, todo cambia, todo es un constante devenir y así es cada uno de los sucesos en nosotros: el tiempo sucede en el instante e inmediatamente deja de pertenecernos.

 

El tiempo está en lo vivido, se eterniza en la plenitud del recuerdo. Rememorar las pifias existenciales llamadas errores, son la oportunidad de escribir en el universo lo miserables que hemos sido como seres humanos. Si permitimos esta visión –lo vivido–  se convierte en lapidación existencial. No hay persona que no se haya equivocado, que no haya errado. Los errores son aprendizajes permanentes no suicidio existencial.

 

Dejar lo lejano es ponerte en manos de la vida, espacios vitalizantes al hoy y para hoy. El silencio y la distancia envuelven las heridas intocables cicatrizando la intimidad del alma. La sabia salud entra poco a poco, sin destrozos ni desgarramientos.

He luchado contra los últimos asideros emocionales: mi madre ya no está, conocí el amor quedándose con la ilusión de querer, aprendo a vivir conmigo, a andar hacia la nada del olvido en un sendero de decisiones forjadas a voluntad.

Somos una cultura que camina con la muerte riéndonos de ella, sin embargo, ante esta pandemia, hoy lo mexicanos tenemos restringido celebrar el Día de Muertos como se venía haciendo desde hace siglos. El pasado y la muerte se unen con una misma lección para nosotros: les pertenecemos, caminan a nuestro lado, invisibles y silenciosos, enseñándonos a vivir el hoy y el ahora.