HOMENAJE 365

Views: 68

El amor es escándalo, desorden, transgresión;

el de dos astros que rompen la fatalidad

de sus órbitas y se encuentran

en la mitad del espacio.

Octavio Paz

Releo la enciclopedia británica

sus más de cien tomos no me dicen nada de ti

cuelo el mar, desquiciado de flores

y ningún jardín colgante tiene los helechos cortinas

que tanto te gustan como un telón natural

y me paseo por tus ojos con lupas en varios idiomas

y te estremezco en el eco

hasta el último suspiro que sufre la mordida de la punta de una sábana testigo

que no va a declarar

y de ahí al ala delta para que planees a tus anchas

mientras el café que te besa

y el sueño te invita a que lo abraces

y los dulces te envuelven y te guiñan la piel

y gobiernan tu silencio, huyendo de lo cursi

y conocen de tu poder y de tu ninja que habita en cada poro

y la ropa interior que se sale por tus escotes de mazapán y sin plato

y todas las íes que te persiguen

y todos los seres que te contemplan, de pie, sentados, caminando

deteniéndose

desde los carros

desde algún escrito tuyo

y los animales que te persiguen a pesar que no tienes flauta que valga

y mientras tanto una lágrima gigante del tamaño de tu cuerpo

te cura

te cura ya

con la revolución instantánea que voltea la tortilla

y guillotina cualquier tormenta

y tu piel que se abre

y yo entro para que descanses en el placer que te tumba

y que te hace morir para resucitar apenas leo

y luego el agua

y yo que te compraría una catarata caliente

para instalarla en tu toilette decorada con tu sonrisa seria

con tu sonrisa

secreta

o de niña inocente de medias cubanas que salta soga con los cables pelados

y de alto voltaje

que tiene un corazón adiamantado

como pájaro libre que tiene un motor invisible como dínamo

pequeño

o como su lengua cual florete que tiene como arma letal y almibarada cuando quiere

y aquí yo

armado para no morir con todos los gerundios salpicados de cierto glamour a ver si le atino esta vez

abrazándote con todos mis sentidos

amándote (por usar palabra)

esperándote

buscándote

deseándote como una galaxia que lo quiere todo

budista para que el imán funcione

magnate, para que instales tu beneficencia

pobre para no olvidarnos los orígenes

del sudor de las frentes de nuestros antepasados

y finalmente el inicio

ese puente largo que celebra aniversarios en todos los relojes

de la historia, que pasan saliva

y que nos contemplan

en este pequeño vals europeo

dislocado

libre como ella

inesperado y sin ningún afán de sorpresa, porque no se puede sorprender a quien es en vida una sorpresa viviente que camina y respira

y nuevamente a esa niña que vive dentro con su chupete y que cuenta cuentos en la carretera

preguntándole a su padre cuanto falta para llegar

ignorando ella con su sabia ignorancia

elegante y que acurruca,

con una sola respuesta,

ya llegaste reina coronada

por los que te conocieron, por los que te vieron y por los que te mirarán

incluido este escribidor

que te mira callado,

desde un coro individual.