HOMENAJE AL HECHIZO

Views: 89

Ella es un cascabel dormido

Que tapa sus huecos para no sonar

Cuando danza, es decir, cuando camina

Se escucha ese cascabel cuando te mira

De frente o de reojo, de arriba hacia abajo

O de izquierda a derecha

O cuando lanza cual lanza llamas su mirada 43

Que te abriga o te quema

Ella tiene la saliva de colores

Con sabores ancestrales y sabores dulces secos

Altísimamente peligrosos

Como tomar agua de mar para saciar la sed

Su inteligencia es el metrónomo de un músico

El escalpelo de un cirujano

El teodolito de un topógrafo

El rosario en las manos de un fallecido feliz

Su inteligencia canturrea, gruñe y santifica

Y su sonrisa, ese pequeño Gran espectáculo

Que está en los museos la lanza y mata,

Mata de gozo y de contagio y de festín y de gloria y de ataque y de ternura y de todas las íes de la risa,

porque las maneja como timón de viejo marinero ante cualquier tormenta, y lo sabe, en su corazón que contiene

La Rosa de los Vientos, porque agotadas ya las palabras,

quizá sólo quede inventarlas,

Cabría decir

Que es un ángel rojo de sangre

Un jocker en los naipes, que todo lo puede

Un asterisco,

Una llamada de atención a la esencia de una metáfora,

El último sorbo de café antes de salir a escena,

El rastrillar antes del esgrima de voces en pro de cualquier causa,

utópica o no, según el menú

Mientras tanto sube y sube y en su elevación la veo feliz, alada, contrita

Guiñando un ojo con sus capas y botas

O sus vestidos de verano que como velas marinas hace que se la lleve

El viento

Y por aquí, jugando a la alta precisión del secreto

De lo hermético

De lo clandestino

Que ya entró en la recta final

Para conquistar ese territorio sin nombre

Conociendo sin ser pitoniso

Todo lo que va a pasar,

Y es tan bueno, como ella,

Simplemente.