Hora de honrar presencias ausentes

Views: 670

La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) reporta que existe la expectativa de un repunte moderado en las ventas de los productos que se demandan en la celebración del Día de Muertos, esperando se consoliden en un 50% respecto a lo que se comercializó antes de Covid, por lo que la conmemoración de este año tiene el reto de resucitar, ya que la pandemia el año pasado nos obligó a honrar a los deudos en privado, desde nuestro hogar.

“Este año los panteones van a estar abiertos, la posibilidad de acudir de manera presencial a ofrecer nuestro cariño a las tumbas donde yacen los seres queridos que se nos adelantaron en el camino, cuya ausencia se vuelve una innegable presencia en nuestras vidas, siempre presentes en nuestra memoria, con nosotros, acompañándonos codo con codo en esta dura lucha por sobrevivir. Los mexicanos dialogamos con la muerte porque amamos la vida”, comentó Cuauhtémoc Rivera, presidente de ANPEC.

La celebración de la catrina podrá hacerse presencial, pero lo que amarga esta fiesta popular, de profundas raíces y larga tradición es la falta de poder adquisitivo de las familias. La mayoría no ha logrado recuperar el nivel de ingresos que tenían previo a la pandemia. Para acabarla de complicar, la inflación galopante que está afectando nuestra economía también conforma un ambiente de consumo limitado.

Verbigracia las veladoras, ícono de esta celebración exige para su producción y comercialización: gas, luz, gasolina, envases de vidrio, parafina, sebo, pagos, impuestos, entre otros muchos factores que hacen que su precio se haya disparado, encareciéndolas, ligando un aumento consecutivo en los últimos 2 años de más del 20%.

En tanto, el mercado de las flores, frágil y perenne como es, se presenta en esta celebración con cautela. Las flores cempasúchil en esta temporada a diferencia de otros años que se vendían solo por racimos de 20 piezas en adelante, ahora se comercializan por pieza con un precio promedio de $5. Lo que mueve a este segmento es que se venda la mercancía y evitar que se les quede como ocurrió el año pasado.

Respecto al precio de los insumos que se demandan para la elaboración de los altares de muertos como son el papel picado, calaveras de dulce, pan de muerto, fruta, comida, etcétera, presentan un comportamiento de precios parecido al de las flores, equilibrado, buscando vender sin pensar hacer su agosto.

En resumen, la expectativa de ventas en esta próxima celebración de Día de Muertos es que, al menos, se recuperen a la mitad de donde se encontraban en 2019, antes de la pandemia. Un pronóstico comercial conservador difícil, de conseguir a como están las cosas.

“La vergüenza social flota en el ambiente por no haber podido despedir como Dios manda a los más de 500 mil muertos por Covid. Fenecieron solos, aislados y sin tener cortejo fúnebre, simplemente fueron cremados. La población está herida por este hecho y busca resarcir su dolor, quieren guardar luto y llorar a sus muertos; esta es la ocasión de honrar a los ausentes”, concluyó Rivera.

Este Día de Muertos del 2021 es la hora de honrar presencias ausentes y expiar el sentimiento de culpa que nos embarga y flagela.

A continuación, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes presenta la variación de precios 2020 al 2021 de los productos que demanda esta celebración.