Liderato Azzurri

Views: 539

El lunes 20 de septiembre culminó la jornada 4 de la presente temporada de la Serie A con un esperado encuentro entre Udinese-Napoli.

El equipo dirigido por Luciano Spalletti llegaba peleando la punta del campeonato italiano; sin embargo, visitar al cuadro bianconeri siempre es una tarea complicada. Udinese se plantaba en el terreno de juego con un 5-3-2 conformado por Silvestri en el arco, Becao, Nuytinck y Samir en la tercia de centrales, Molina y Larsen como carrileros y arriba la dupla ofensiva; Pussetto y Deulofeu.

El cuadro visitante llegaba con un 4-3-3; Ospina en la portería, Koulibaly y Rrahmani en la central, Mário Rui y Di Lorenzo los laterales, Fabián Ruiz como mediocentro, Elmas y Anguissa como interiores y en ofensiva el tridente formado por Insigne, Osimhen y Politano.

El encuentro comenzó con Udinese inquietando al rival, adelantando líneas y mandando a los visitantes a su cancha, con Deulofeu  moviéndose entre líneas y presionando la salida del conjunto napolitano. Los azzurris replegaban cerca de su área, orillando a los locales a buscar crear peligro con disparos de fuera del área y cuando estos perdían el esférico se lanzaban rápidamente a buscar contragolpear y fue así como llegó la primera anotación en una atrevida jugada por parte de Udinese en la que adelantó a todos sus jugadores para buscar superioridad numérica; sin embargo, pierde la pelota y Mário Rui aprovecha para lanzar un balón a espaldas de los defensas locales que Lorenzo Insigne gana sin ningún problema para definir por arriba del arquero haciendo el 1-0 momentáneo.

Tras el gol, el equipo visitante se hace de la pelota y a partir de ese momento cambiaron los roles durante gran parte del encuentro, siendo Napoli el equipo que proponía las acciones.

Pocos minutos más tarde cayó el 2-0 en una jugada prefabricada en pelota parada que, tras tres toques llegaría el remate por parte del central Amir Rrahmani para poner el 2-0 al minuto ’35, marcador con el que terminó el primer tiempo.

Para la segunda mitad, Udinese busca hacerse del balón y meterse de esta manera al partido, nuevamente con una tónica similar a la del comienzo, Napoli buscaba contraatacar una vez los locales perdían la pelota.

Udinese siguió adelantando sus líneas para buscar descontar sin embargo tras un contraataque el rival consiguió un tiro de esquina en el cuál cayó el 3-0 tras un gran disparo de Kalidou Koulibaly aprovechando lo bien trabajadas que tiene Napoli las jugadas a pelota parada.

Tras el 3-0 que parecía definitivo, el cuadro visitante nuevamente tomó el control del balón y siguió insistiendo para crear peligro en el área rival.

Al minuto `70 ingresó Hírving El Chucky Lozano como recambio de Matteo Politano.

El mexicano se colocó en un principio en la banda derecha y retrocedía hasta medio campo buscando triangular con Osimhen para orquestar algún contraataque.

Minutos más tarde, Lozano pasó a la banda izquierda a tomar el rol que había tenido Insigne durante el partido y tomar el esférico en la banda izquierda e interiorizar para buscar algún disparo a portería y de esta manera fue que al minuto `84 encontró las redes y puso el 4-0 definitivo luego de un pase en el área por parte del portugués Mário Rui y que El Chucky convirtió en un gran disparo a segundo poste, marcando así su primera anotación de la temporada. 

Finalmente culminó el juego con una importantísima victoria para el conjunto napolitano que lo deja en la primera posición de la tabla de la Serie A, liderato que buscarán mantener la próxima jornada en la que tendrán otra dura visita, esta vez al Luigi Ferraris, estadio del siempre complicado equipo de la Sampdoria. Udinese por su parte se queda en la octava posición tras esta jornada y le tocará una dura visita a la Roma dirigida por José Mourinho.