Martes con M de Mito: Trabaja duro y saldrás adelante

Views: 611

Este mito está presente no sólo en las generaciones mayores, sino también, desafortunadamente, en los jóvenes. Y como ya lo hemos dicho, es multifactorial y depende también de otros mitos, que surgen en este caldo de cultivo llamado Capitalismo. Hemos hablado de la elección de las escuelas, de la elección de carreras, de los diferentes ingresos y tipos de personalidades, incluso a que ni se les ocurra descansar o salir a tiempo del trabajo porque sería un error garrafal, ¡inaceptable!

Bueno, pues de los creadores del mito no descanses, llega trabaja duro. En la mitología griega, Sísifo es condenado por Zeus a rodar una enorme piedra cuesta arriba, y una vez que logra la cima, la piedra vuelve abajo y Sísifo debe hacer su interminable labor, una y otra, y otra vez. Y así, por toda la eternidad. Pues lo mismo sucede con el trabajo; las personas se afanan, se estresan, se cansan, y todo para que al día siguiente se vuelvan a afanar, se vuelvan a estresar y se vuelven a cansar, y así todos los días de su vida laboral. El trabajo no se acaba, nunca, lo que se acaba es uno. 

La palabra trabajo proviene del latín tripalium, que era un cepo, una especie de instrumento de tortura compuesto de tres maderos donde los reos sufrían el tormento. Resaltemos la palabra Tormento.

En lo personal, lo asocio con la palabra trabar, algo que está trabado y no permite avanzar, como en el caso del pobre Sísifo. 

Debemos identificar y diferenciar los diferentes tipos de labores o actividades económicas: las primarias, enfocadas a la producción: Agricultura e Industria, y las secundarias enfocadas a los servicios, a menos que reciba un salario por cada producto fabricado, el mito mencionado puede ser válido, ya que, si recibe un pago por hacer jabones, pues más vale que sea por unidad, y así, si fabrica 20 jabones, y por cada jabón le pagan 1 peso, al final de la jornada tendrá 20 pesos. Y ahora viene la pregunta de los 64 mil: ¿me alcanza mi horario laboral para fabricar 20 jabones? Supongamos, y para no hacer tan complejo el ejemplo que sí, que las 8 horas laborales diarias alcanzan perfectamente para fabricar 20 jabones diarios. ¿Cuánto podría aumentar la producción sin verse afectada la calidad? Mmm quizá pueda hacer 2 jabones más; apurando mis procesos y sin detenerme para ir al baño o por el café.  Ahora, más vale que usted sea el propietario de esa empresa, porque de lo contrario, si no es así, usted es sólo un simple empleado, y sí, le pagarán 20 pesos, cuando fabrique 20 jabones o 22 pesos cuando fabrique 22 jabones. Muchas empresas optan por unificar costos, y mejor deciden pagar 20 pesos, aunque se produzcan 18 ó 22 jabones.

No es mi intención confundirlo, pero tenemos dos operadores: Pedro y Juan. Pedro a cada rato se para al baño, está en el chisme, va por el café, el cigarrito, la torta… y al final del día sólo fabrica 18 jabones. Juan, por el contrario, se aguanta las ganas de ir al baño, obviamente no toma café, no anda en el chisme, no va por la torta y logra, bien cansado, fabricar 23 jabones. La empresa les paga igual: 20 pesos a cada uno. Es más, después, la empresa compra una máquina que fabrica 100 jabones en un día y despide a Pedro y a Juan. Fin. 

Cuidado, no se confunda con mediocridad. Lo que quiero ejemplificar aquí es la idea errónea que muchos tienen respecto a que si se trabaja más se gana más. Si eso ocurre en el sector de la producción, imagínese lo que ocurre en los sectores de servicios.  

Veamos otro ejemplo: Yo vendo dulces, pero ¿cómo saber cuantos dulces vendo? Veo mis registros y veo que se venden más los días viernes y que los lunes casi no. Entonces me salgo a vender los lunes, imprimo volantes, contrato una bocina, me pongo a vocear… y al final, después de todo lo trabajado y cansado, la venta no subió. Haciendo un estudio de mercado, nos damos cuenta de que las personas no compran dulces los lunes, porque lo consideran un día en el que inician la dieta y se proponen a comer saludablemente. Pero eso no es tema de este artículo. Lo que quiero, ejemplificar y hacer hincapié es que no por trabajar más –imprimir volantes, ponerse a vocear, etc.– necesariamente ganará más.

Tenemos que cambiar el chip. El secreto no es trabajar. El secreto está en generar. Una persona, no trabaja, y sin embargo genera más dinero que muchos que trabajan. 

¿Cómo genero más? Bueno, pues una respuesta rápida y sencilla, –ya que lo que nos atañe es la destrucción del mito– es  tener varias fuentes de ingreso. Desde invertir, destinando una parte de nuestro ingreso, ya lo hemos visto hasta el cansancio. Dedicándonos también a otro giro, que vaya de la mano con lo que actualmente se dedica. 

Un hombre tiene 4 negocios, esta generado. No trabajando. Otra persona, trabaja en una empresa como empleado, pero también, hizo su tarea y logró juntar un dinero que ahorró y que ahora lo ha puesto a generar más dinero. ¿Recuerdan cuando hablamos de que el dinero es el mejor de los esclavos? Bueno, pues entonces deje que el dinero trabaje por y para usted.  

Está fuerte derribar este mito ¿verdad?