Mujer Dormida

Views: 696

Desde la noche de niebla y sueño

escribo estos lejanos versos,

maduros como una semilla.

Rodeada y hecha fruto

preciso escribirlos aludiendo al luto.

Tu mente no corpórea

atenta contra mi nostalgia.

Autofecundo letras

–que después son palabras–

para impedir que un día te vayas.

                          *

 Las golondrinas en los postes

Trinan voces de viento

Voces con promesas

Yo adentro les escucho

Y miro su vuelo efímero

Dispersarse por mi ventana

                       *

En una ciudad descalza

De horizonte pardo

Iluminando por el cuerpo

De una musa que yace dormida

Despreocupada

Oh! Iztaccihuatl de Enero

Descansa en ti la promesa

De despertar un sueño

En tu idiosincrasia

De peces y musgo

Canta el ave