Orígenes

Views: 628

Todo tiene un origen, una causa que se modifica con el paso del tiempo. A lo largo de nuestra historia de vida, desde nuestros orígenes como especie, evolucionamos.

La vida oscila entre la supervivencia y la reproducción, así cada una de las acciones que consciente e inconscientemente realizamos se ven dictadas por aquellas dos variables segundo a segundo.

La especie humana está intrínsecamente condicionada para la continuidad de la vida; se adapta al medio, y para ello, cada organismo vivo modifica su comportamiento –expresión del fenotipo– e incluso en términos de cambios  hereditarios.

Basta con pensar en las primeras células que se unieron para dar lugar a organismos más complejos; pensar también en los cambios morfofisiológicos que ocurren desde nuestra concepción, de mórula hasta la formación de nuestros órganos y sistemas; y pensar en cada una de las modificaciones que ha sufrido nuestro planeta.

Se dice que la vida sólo se originó una sola vez. También es cierto que originamos mediante nuestras decisiones, múltiples eventos que nos construyen o que nos deconstruyen; empero que también mediante la deconstrucción nos creamos en un proceso que lleva el tiempo de cada uno. Surgimos de nuestras experiencias, nos inventamos a través de nuestros propios pensamientos.

Los filósofos griegos buscaban explicaciones naturales a los cambios de la naturaleza y una manera de abordarlos fue mediante la creación de mitos. Paralelamente Hipócrates fundó la ciencia griega de la  medicina.

Acorde a nuestra naturaleza y a sus principios básicos, nos adaptamos para continuar en la lucha por la existencia sobre la selección natural, tal como lo planteaba Carlos Darwin.