¿Por qué votaré por Xóchitl Gálvez?

Views: 719

Por principio de cuentas yo, Nicasio Tiago Ramírez, militante activo del PAN, sé que el voto es secreto, pero me atreveré a adelantarme porque no tengo duda: votaré por Xóchitl Gálvez Ruiz.

Muchas razones me empujan a mi elección.

La inteligente ingeniera ya hizo historia: siendo de mi partido ya jaló a los del PRI, que por primera ocasión no tienen candidato egresado de su seno, además tendremos seis años en los que no nos aburriremos y yo digo, con alegría, se sentirá menos la falta de pan porque gobernará jubilosamente el PAN.

Mi candidata es pueblo-pueblo, su lenguaje me encanta y su eclecticismo confunde graciosamente y hasta Vicente Fox la celebra. Es genial su mezcla de indefiniciones.

Resultó triunfadora de la encuesta del PRIANPRD y en la final de la liguilla derrotó a Beatriz Paredes y a Santiago Creel, y de paso diré que mienten los que sostienen que la eligió Claudio X González y El Consejo Coordinador Empresarial.

Nadie como ella para no sacarle al bulto: recuerden que le cerraron la puerta presidencial y que, valientemente se lanzó a la palestra. Aunque es pasto a arder en las redes sociales, creo que es parte de su estrategia: hagan escarnio de mí, yo seguiré sonriendo.

Y eso ganó mí voluntad: su sonrisa que muestra a un ser franco y en su inocencia llena de valores, sumen ustedes de nuevo su valentía: ¿Quién con su frágil armadura cultural e ideológica se lanza al ruedo político? Y además, apuntándole al más alto cargo político de México.

Su manera, su gusto de vivir contagia, pues Xóchitl sabe utilizar su magro lenguaje y hasta en sus dislates o el no conocer que quiere decir la palabra, divierte.

Su origen humilde es ejemplo no sólo para gelatineras y tamaleras sino para todo un pueblo y que bueno que descartó a Alito para que forme parte de su gabinete… para que queremos a más priistas corruptos.

Xóchitl es una caja de sorpresas y no dudo en que sus Mañaneras serian un show tragicómico.  Ahora el argentino Milei, da que hablar al mundo, pero nomás dejen que llegue mi candidata y capaz que lo desbanca.  Y tiene razón Alito cuando dice que el PRI si sabe gobernar, pues claro, ahora la ingeniera Gálvez lo hará por ellos.

Mi candidata también hace valer el dicho que es de sabios cambiar de opinión, pues si de joven fue furibunda izquierdista hoy milita en la derecha atinada.

También es amante de la verdad, si no que lo diga su adherencia a los programas sociales y a su vertiginoso ascenso económico y bien la comparan con Carmen Salinas (QPD) pues Xóchitl además de simpática es actriz: no es fácil fingir que, sin ver el pronter no sabe improvisar y agréguele que si sus enemigos no tienen razón: ella si se cree presidenciable.

A mí me encanta su llamativa figura: su abundante mole la colorea con brillantes trajes típicos, es un tinaco Rotoplás rebosante de buenas intenciones para México en contra posición a la dizque fina izquierdista benefactora de los huevones.

Además ya era justo que llegara una ingeniera y quien diga que en su tesis hubo fusil, escúchenla hablar y verán que no es cierto.

Me asombra su minia sencillez, el ir sobre la marcha presentando su plan de trabajo y sobre todo como jala a comentaristas de elite, empresarios, y hasta el alto clero, por no decir que  La TV comercial ya está de su parte.

Yo, Nicasio Tiago Ramírez, la respeto y la admiro y sólo espero salir de este Hospital Psiquiátrico para unirme a su campaña y al terminar la lid política gritar desaforadamente ¡Que viva mi presidenta Xóchitl Gálvez!

Muchas gracias.