Sesiones de flores

Views: 628

Regreso después de disfrutar largas sesiones de flores, si, así nos la pasamos la semana anterior, mi esposo y yo,  viendo FULL BLOOM, en HBO MAX: un reality de artistas florales en el que no hicimos otra cosa más que enloquecer con los retos y las creaciones florales que, en lo particular, me vuelan la cabeza. Entre los temas de color, composición, caída, texturas y conceptos, este reality me dio muchas vibras otoñales para cargarme de pilas en los meses que vienen ¿No gozan ustedes, igualmente,  de cosas en la tele que por alguna razón les llenan el alma?

Si pueden, péguense a algún reality de creación, hay desde cocina, repostería, manufactura, remodelaciones, carros, flores y hasta manualidades. Todo ese mundo de ver a otros crear, les aseguro, es más, les firmo, que va a provocar lo mismo en ustedes. Al menos nosotros corrimos a Floracopio por ramos, follajes y flores deshidratadas para ponerle mood de otoño a la casa, y ¡qué maravilla!…

Por otra parte, ¿cómo han estado? Sé que yo, un poco lejos, pero no les miento, dejé de escribir aquí, por escribir en mi teléfono y en mi libreta. Tuve días cansados, estresantes (¿quién no?), cargas emocionales fuertes, y uno que otro día con picos criminales de lumbalgia, pero aquí ando, con las uñas en rojo y el cabello húmedo.

Celebremos juntxs el sacar suéteres, botas y cargar paragüas en la bolsa, celebremos juntxs ver series que nos traigan más otoño a la vida como Gilmore Girls, o Anne with an E, escuchemos nuevas creaciones musicales. Yo ando loca con DONDA de Kanye West, Certified Lover Boy de Drake y hasta con las versiones de Taylor de sus canciones viejitas; en realidad de todo, por las tarde he podido dedicarme más a leer, a replantearme situaciones cotidianas y a reestructurar mis propios horarios, muchas veces, no sé si les pase, antepongo los horarios y agendas de los demás antes que mis propios planes y me dejo al último. No más.

Ahora procuro estar lista para descansar temprano, dejando de lado las distracciones, procuro darme el tiempo de preparar mis platillos con calma en vez de terminar comiendo pellizcos de los demás mientras preparo la cena, pues ahora les sigo preparando la cena, pero con mi plato bien servido al lado ¡Ja!

También he regresado a mi cine, a ver películas sola, mientras los demás duermen y el esposo aun no llega, mis películas amadas, viejitas, noventeras y hasta animadas. Recientemente vi  El cuento de la princesa Kaguya, del 2015, y sin duda alguna, amo esas historias, con giros fantásticos y una narrativa simple, por otro lado vi STEP MOM, con la reina de los Noventa: Julia Roberts, y lo mismo: un soundtrack genial, outfits que me hacen recordar que Julia Roberts  podía vestir lo que se le antojara, que se seguía viendo de 25 y sin una gota de retoque. ¡Qué gozo!, esas películas que de traguito en traguito te devuelven la vida. Espero comiencen a gozar de este catálogo gigante de inspiración que tenemos tan cerca, que suelten el teléfono un ratito y se pongan una frazada sobre las piernas…

Les quiere C.