SIN EPÍTETO

Views: 431

Te pido tengas el valor para luchar contra aquello que consideres inmerecido, infundado, insubsistente, inocuo, despótico, dicho más simple, lo que consideres injusto, cueste lo que cueste, porque de esa manera, tu conciencia descansará tranquila, estés donde estés.

Te pido tengas el coraje para decir basta, poner el famoso STOP,  con aquello  que te haga sentir mal y con aquellos que no sepan valorarte y respetarte sobre todas las cosas.

Te pido que olvides con la mente, pero no con el corazón a quien se olvidó de ti, por si más tarde, mañana, vuelve pidiendo perdón sincero y te demuestra que ser perdonado habrá valido la pena. Porque vivir con rencor, es dar constantemente tragos amargos hasta a lo que, por esencia, es dulce.

Te pido que no te quedes con la culpa, sea ésta ganada a pulso por errores cometidos, o culpa adquirida por ti mismo, porque otros te señalan y te hacen sentir culpable porque no saben admitir sus propios errores y se niegan a pedir perdón.

Te pido que nunca te quedes con el deseo y las ganas de hacer algo o ser alguien que quieres. Usa siempre ese deseo para cosas buenas y esas ganas y pasión para lograr sacar siempre lo mejor de ti.

Te pido siempre des amor, esboces sonrisas, entregues abrazos, porque ese amor que das, esa sonrisa que regalas y ese abrazo que entregas, te hará sentir que todo está en su lugar y siempre serán reconfortantes para aquél que se cruce en tu camino y lo necesite, y sin duda, para ti también.

Te pido le des mucho valor al tiempo, que tomes verdadera conciencia que el tiempo no corre, sino vuela. Hoy estamos, más tarde no sabemos, un día como hoy te miras al espejo y te ves joven, al día siguiente, te das cuenta que han pasado cuatro décadas y no hay chance de volver. El retroceder en el tiempo en esta vida terrenal, no existe, sólo existe en las películas de ciencia ficción.

Te pido que aceptes tus errores, que no te lamentes. Es, gracias a esos errores donde aprendes a hacer y deshacer y finalmente, es de esa manera,  ahí,  donde sin duda, habrás aprendido al menos, algo que se sumará a la lista de cosas que alimentarán tu experiencia y te harán mejor persona, bueno, eso al menos espero.

Te pido que no te guardes lo que sientes. Es expresando tus sentimientos donde podrás encontrar aquella persona, que sea tu paraguas en una noche fría y lluviosa, donde no sabes cómo encontrar consuelo en medio de la peor tormenta.

Te pido que digas los suficientes te extraño o te quiero, tantos como los que añores, quieras escuchar y necesites recibir para sentirte y saberte extrañado y querido.

Te pido sepas dar los besos sinceros,  necesarios, no importa cuánto duren, pueden durar un minuto, pero, da esos besos, que se queden en el corazón para toda la vida, una vez que cierres los ojos y te hayas ido para siempre.

Te pido que viajes, conozcas diferentes culturas, religiones, ideologías, paisajes, personas, animales, porque son ellos los que formarán parte de tu caja de recuerdos que puedes marcar como maravillosamente inolvidables y serán parte de tu bagaje de vida.

Te pido que escuches música, que tengas siempre una canción favorita de verano, otra de otoño y por qué no de invierno, de modo tal que las bailes con alguien especial al llegar la primavera.

Te pido que tengas muchos conocidos, pero pocos amigos, amigos que estén en la misma sintonía que tú, que compartan el mismo punto evolutivo y que juntos logren dejar huella y logren cambiar un poco de guerra, por un cachito más de paz, un poco de egoísmo, por un cachito más de empatía, un poquito de este mundo envuelto en caos y de cabeza, por un cachito de mundo menos de cabeza y más de pie.

Te pido que ames y respetes a los animales. Ellos también son seres vivos, y sobre todo tienen corazón, un corazón desinteresado y leal a prueba de balas,  que sólo pide ser atendido con una caricia, un poco de abrigo, un plato de comida y otro plato con agua, la fórmula más simple que todo ser humano puede aplicar. Se necesitan simplemente ganas y un cachito de empatía por alguien que depende 100% de uno.

Te pido que vivas. Que vivas una vida plena, llena de riesgos que valgan la pena, llena de locura que te haga sentir libre y te dé esa magia que no tiene que ver con varitas como en Harry Potter. Esa magia que haga de tu vida, un camino de felicidad, pese a todos los baches, obstáculos y golpes que la vida misma te dará y de todo lo que te arrebatará.

Te pido que no sólo vivas, sino que disfrutes la vida que te dejé y siempre busques ser feliz sin hacer infeliz a los demás.

–Carta de una madre en agonía, a su hijo, que no verá nacer–